Tecnogeopolitica: Reinterpretando la fórmula de poder sobre el Mundo de Mackinder

Por • 28 sep, 2022 • Sección: Ciencia y tecnología

Leonid Savin

08.05.2022. En su obra clásica Ideales democráticos y realidad, Halford Mackinder señaló que el desarrollo económico de Gran Bretaña y Alemania en el siglo XIX y las acciones posteriores de los gobiernos de estos países, que condujeron a la Primera Guerra Mundial, fueron influenciados por la misma fuente. – este es el libro de Adam Smith “Sobre la Riqueza de las Naciones”.

Debido a las diferentes actitudes culturales, se sacaron diferentes conclusiones y se usaron diferentes métodos. Gran Bretaña era una nación insular y utilizó su poder marítimo para proteger intereses, a menudo en detrimento de los pueblos colonizados. Aunque Alemania también tenía colonias en diferentes partes del mundo, marcó más el tono de los proyectos continentales, de ahí el surgimiento de una unión aduanera y proyectos ferroviarios.

Con el cambio actual en el orden tecnológico mundial, vemos un fenómeno similar en diferentes regiones: a pesar de los 30 años anteriores de globalización activa, hay signos evidentes de proteccionismo nacional tanto en los países industrializados como en aquellos estados que aún los están alcanzando. . Sólo el énfasis está ahora en otras tecnologías.

Según un informe de Boston Consulting Group y Hello Tomorrow, las tecnologías profundas podrían “cambiar el mundo tal como lo hizo Internet”. La inversión en esta área en EE. UU. se ha cuadriplicado desde 2016 en sectores como la biología sintética, los materiales avanzados, la fotónica y la electrónica, los drones y la robótica y la computación cuántica, además de la inteligencia artificial. Aunque el informe establece que no existe la tecnología profunda, solo existe un enfoque de tecnología profunda. [i]

Las empresas de tecnología profunda comparten cuatro características en común: están orientadas a los problemas (no comienzan con la tecnología y luego buscan oportunidades o cosas que se pueden resolver); se encuentran en la intersección de enfoques (ciencia, ingeniería y diseño) y tecnologías (el 96 % de las empresas de tecnología profunda en los EE. UU. usan al menos dos tecnologías y el 66 % usa más de una tecnología avanzada); se centran en torno a tres grupos (materia y energía, computación y cognición, y detección, es decir, sensores y movimiento); y habitan un ecosistema complejo; El 83% produce un producto con un componente de hardware, incluidos sensores y computadoras grandes.

Son parte de una nueva era industrial. Estas empresas emprendedoras se basan en un ecosistema de actores estrechamente relacionados. Involucran a cientos o miles de personas en decenas de universidades y laboratorios de investigación. Por ejemplo, Moderna y la alianza BioNTech con Pfizer han utilizado la secuenciación del genoma para llevar al mercado sus respectivas vacunas contra el COVID-19 en menos de un año.

Estas empresas se han beneficiado de los esfuerzos de muchos otros académicos, grandes corporaciones y apoyo del sector público. Todos ellos, junto con los estados nacionales, son actores importantes en esta ola de gran tecnología que ya está en marcha en EE. UU., China y otros lugares, así como en la UE y sus estados miembros. [ii]

En cuanto a la tecnología, los componentes necesarios para su implementación, como los metales de tierras raras y los semiconductores, así como los propios productos, como la computación cuántica y la inteligencia artificial, los sistemas no tripulados y automatizados, están ahora en juego en la confrontación geopolítica. de grandes (y no sólo) potencias.

La fórmula de poder sobre el mundo de Mackinder ahora puede interpretarse de manera algo diferente. No es el que controla Europa del Este el dueño del mundo, sino el que controla las tecnologías críticas y nuevas.

Lucha entre China y EE.UU.

En octubre de 2021, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de los Estados Unidos emitió una nota sobre nuevas tecnologías críticas. Afirma que “como se espera un campo tecnológico más amplio en el futuro, los nuevos desarrollos tecnológicos aparecerán cada vez más en muchos países sin anunciarlo. Si bien la democratización de tales tecnologías puede ser beneficiosa, también puede ser económica, militar y socialmente desestabilizadora.

Por esta razón, los avances en tecnologías como la informática, la biotecnología, la inteligencia artificial y la fabricación requieren una atención especial para predecir las trayectorias de las nuevas tecnologías y comprender sus implicaciones de seguridad”. [iii]  Se presta especial atención de las agencias de inteligencia estadounidenses a los semiconductores, la bioeconomía, los sistemas autónomos y las computadoras cuánticas.

Anteriormente, en julio de 2021, el presidente de los EE. UU., Joe Biden, emitió una orden ejecutiva para fomentar la competencia en la economía estadounidense. [iv]  Se produjo en medio de discusiones sobre la necesidad de dominar el poder creciente de las grandes plataformas tecnológicas cuyo poder está perjudicando la competencia en la economía de los EE. UU., y la necesidad de ayudar a mantener la posición de los Estados Unidos como líder tecnológico mundial frente competencia de China.

En un comunicado de prensa de la Casa Blanca de abril de 2021, el presidente reconoció la importancia del liderazgo en áreas tecnológicas críticas, como estándares inalámbricos y de quinta generación (5G), y anunció una nueva asociación público-privada entre la Fundación Nacional de Ciencias y el Departamento de Defensa para Apoyar la investigación de redes y los sistemas de próxima generación. [v]

Sin embargo, los investigadores del Renewing American Innovation Project creen que el decreto mantiene el liderazgo de China en 5G y, por lo tanto, representa un riesgo innecesario para la seguridad nacional, dejando al liderazgo estadounidense en este espacio en una posición vulnerable. Al mismo tiempo, China reconoce tanto el poder de fortalecer los derechos de propiedad intelectual (PI) para recompensar a sus inventores, como el poder de la ley antimonopolio como herramienta de política industrial, al tiempo que mantiene la viabilidad de sus propias empresas. [vi]

Las patentes se reconocen como una de las únicas herramientas disponibles para las nuevas empresas, las pequeñas empresas y los inventores para proteger sus ideas, mientras que las grandes plataformas tecnológicas tienen varios otros medios para proteger y monetizar sus ideas, como la integración vertical y la formación de conglomerados, donde ambos estimulan la economía. a grandes plataformas.

Esta es la razón por la que las principales plataformas tecnológicas se han opuesto tradicionalmente a la IA en el Congreso y los tribunales por este motivo, según una investigación. [vii]  Las pequeñas empresas y los inventores individuales a menudo no tienen la inversión y el capital necesarios para traducir sus intenciones en productos y servicios comerciales a gran escala o para monetizarlos en mercados relacionados.

Más bien, a menudo crean prototipos, con la esperanza de encontrar otros desarrolladores para seguir fabricando y comercializando sus invenciones y recuperar su inversión en investigación y desarrollo (I+D) mediante la concesión de licencias de sus invenciones a estos desarrolladores. Y esto es cierto no solo para los Estados Unidos, sino también para otros países, incluida Rusia.

La tendencia ahora es que la regulación de patentes ayudará a China a largo plazo, ya que disuadirá a las empresas estadounidenses de invertir y permitirá que Beijing tome la delantera en los estándares críticos de 5G (y del futuro 6G).

Según la comunidad de inteligencia de EE. UU., si más redes globales en el mundo funcionan con Huawei y otras tecnologías chinas, entonces China podrá robar secretos comerciales, recopilar inteligencia e influir en los competidores cerrando la infraestructura de comunicaciones y castigando a los críticos.

Uno puede atribuirlo a la política anti-China de Washington y la manipulación de datos que reflejan la creciente participación de China. Sin embargo, al observar estadísticas objetivas, la cantidad de delegados asociados con organizaciones chinas que participan en el Proyecto de asociación de tercera generación (3GPP) ha crecido significativamente en los últimos años.

Este proyecto se lanzó en 1988 y es un organismo de normalización cuyos miembros son las empresas de telecomunicaciones más grandes del mundo. Ganando más influencia con el tiempo con la introducción de 4G y ahora 5G, 3GPP se ha encontrado en el centro de un debate geopolítico sobre la importancia de 5G para la economía global.

Por el momento, China tiene la mayor cantidad de representantes de otros países. Y a noviembre de 2021, Huawei tenía la cartera 5G más grande y anunció la mayoría de las familias de patentes (un conjunto de patentes obtenidas en diferentes países para proteger una invención), convirtiéndose en el líder y dejando atrás a jugadores como Qualcomm en EE. UU., Samsung en Sudáfrica, Corea y Nokia en Finlandia.

Ninguna empresa o país puede cerrar la brecha de liderazgo tecnológico tan rápido, aunque por ahora EE. UU. y la UE continúan manteniendo el liderazgo en participación en estándares y algunas tecnologías. Si bien la cantidad de contribuciones y divulgaciones de patentes no son indicativas de valor o calidad, estos patrones ilustran la creciente inversión de China en tecnología celular para cerrar la brecha con los competidores.

Estados Unidos está tratando de oponerse a China tanto directa como indirectamente, mediante la creación de nuevas iniciativas con sus socios.

En la cumbre EE. UU.-UE en junio de 2021, se lanzó el Consejo de Comercio y Tecnología. [vii]

Sus objetivos declarados son:

– Ampliar y profundizar el comercio y la inversión bilaterales;

– Rechazo de nuevas barreras técnicas al comercio;

– Colaboración en áreas clave de política tecnológica, digital y de la cadena de suministro.

– Apoyo a la investigación conjunta;

– Cooperación en el desarrollo de normas compatibles e internacionales;

– promover la cooperación en el ámbito de la política y la aplicación de la normativa;

– Fomento de la innovación y el liderazgo de las empresas de la UE y EE.UU.

El Consejo incluirá inicialmente los siguientes grupos de trabajo, que traducirán las decisiones políticas en resultados concretos, coordinarán el trabajo técnico e informarán a nivel político:

– Colaboración en estándares tecnológicos (incluyendo inteligencia artificial e Internet de las Cosas, entre otras tecnologías emergentes);

– Clima y tecnologías verdes;

– Cadenas de suministro seguras, incluidos los semiconductores;

– Seguridad y competitividad de las TIC;

– Gestión de datos y plataformas tecnológicas;

– Uso indebido de tecnologías que amenazan la seguridad y los derechos humanos;

– Control de exportación;

– Selección de inversiones;

– promover el acceso y uso de las PYME a las tecnologías digitales;

– Problemas del comercio mundial.

Paralelamente, la UE y los EE. UU. han establecido un Diálogo Conjunto sobre Política de Competencia Tecnológica que se centrará en desarrollar enfoques comunes y fortalecer la cooperación en política de competencia y aplicación de la ley en los sectores tecnológicos.

El 3 de diciembre de 2021, el Departamento de Estado de EE. UU. y el Servicio de Acción Exterior de la UE publicaron una declaración conjunta sobre consultas de alto nivel sobre la región del Indo-Pacífico. Además de las declaraciones de valores e intereses comunes, incluidas las tendencias actuales relacionadas con la pandemia de coronavirus y el cambio climático, hay una serie de aspectos técnicos como estándares laborales, infraestructura, tecnologías críticas y nuevas, ciberseguridad, etc.

También se menciona la profundización de la cooperación con Taiwán y la integración de las iniciativas de infraestructura regional Build Back Better World y EU Global Gateway. El primero está impulsado por EE. UU. y el segundo por la UE, respectivamente. [ix]  Por supuesto, todo esto se hace para contener a China, incluida la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Hay ejemplos de confrontación evidente, que lleva al llamado desacoplamiento, es decir, a la ruptura de las relaciones comerciales y económicas.

El 24 de noviembre de 2021, el Departamento de Comercio de EE. UU. anunció que impondría controles de exportación a ocho empresas chinas de computación cuántica. Una semana antes, Bloomberg informó sobre los nuevos controles de importación implementados por un grupo industrial chino casi estatal conocido como el “Comité Xinchuan”, que efectivamente incluye en la lista negra a las empresas tecnológicas que son propiedad de empresas extranjeras que abastecen a industrias sensibles en más del 25 por ciento. [X]

El Departamento de Comercio dijo en un comunicado de prensa que agregó ocho empresas chinas de computación cuántica a la lista para “evitar que las nuevas tecnologías estadounidenses se utilicen para los esfuerzos de computación cuántica [militar china]”.

Las empresas estadounidenses tienen prohibido exportar ciertos productos a empresas que cotizan en bolsa sin solicitar una licencia especial del Departamento de Comercio, y dichas licencias son raras. Dicha lista fue creada a fines de la década de 1990 para abordar el problema de la proliferación de armas, pero desde entonces se ha convertido en un instrumento común de presión de los Estados Unidos bajo el pretexto de proteger sus intereses económicos.

Y esto llevó a una reacción correspondiente de China, como en el caso de las sanciones contra Rusia. Los analistas chinos argumentan que la creación del Comité de Xinchuan y la búsqueda de China de la autosuficiencia tecnológica son un resultado directo de los controles de exportación de Estados Unidos. La empresa china de investigación de Internet iResearch declaró que “La política de contención de los Estados Unidos, ejemplificada por la Lista de Entidades, ha sido un catalizador directo para empujar a China a establecer el Sector Xinchuan… [Lista de Entidades] destacó la necesidad urgente de que China invertir más en innovación tecnológica y producir tecnologías clave en China”.

También se afirma que el llamado del presidente Xi Jinping a una mayor autosuficiencia tecnológica estuvo motivado en parte por lo que él vio como el impacto de las restricciones de exportación de EE. UU. en Huawei.

En noviembre, surgieron informes de que el regulador central de Internet de China se acercó a los altos ejecutivos del gigante Didi Chuxing con una solicitud para proponer un plan para excluir a la compañía de la Bolsa de Valores de Nueva York por razones de seguridad de datos. Estos movimientos indican que la brecha tecnológica entre EE. UU. y China continuará, a pesar de las afirmaciones de los dos líderes de que están listos para resolver la disputa.

Los socios europeos de la OTAN de EE. UU. también están incluidos en la política anti-china. “China representa una amenaza no solo desde el punto de vista de la defensa, sino también desde el punto de vista económico, y también plantea desafíos a corto y mediano plazo para la recuperación posterior a la pandemia y la transición de energía limpia. Esta área es la seguridad del suministro de materias primas críticas y, en particular, elementos de tierras raras ”, dice el sitio web del Centro Internacional para la Defensa y la Seguridad de Estonia. [xi]

Hay un grupo de 17 elementos en la tabla periódica que se utilizan en la producción de bienes de alta tecnología, superconductores, imanes y armas (y más recientemente en la producción de energía limpia), por lo que el uso de estos minerales ha aumentado mucho la demanda. para ellos, pero su extracción y suministro depende en gran medida de China.

La Comisión Europea ya ha desarrollado un sistema de información para materias primas y continuará actualizándolo y mejorándolo, pero aún queda mucho por hacer. La Comisión reforzará su trabajo con redes de previsión estratégica para desarrollar pruebas sólidas y planificación de escenarios para el suministro, la demanda y el uso de materias primas en sectores estratégicos.

Estas redes garantizan la coordinación de políticas a largo plazo entre todas las direcciones generales de la Comisión Europea. La metodología utilizada para evaluar la criticidad de determinados recursos también podrá revisarse en 2023 para integrar los últimos conocimientos. [xi]

Superando desafíos

La empresa de alta tecnología Mitre, que es uno de los contratistas del Pentágono, publicó un informe en agosto de 2021 sobre la creciente rivalidad entre Estados Unidos y China. Habla de prepararse para la acción nacional, es decir, un esfuerzo de colaboración que involucre al gobierno, la industria y la academia, en respuesta a los desafíos tecnológicos que plantean los avances y las ambiciones de China a los EE. UU. [xiii]

Hemos identificado tres recomendaciones que son de carácter universal, es decir, se pueden aplicar a cualquier estado, incluida Rusia, ajustadas a las realidades internas.

  1. “No te esfuerces demasiado. En lugar de suponer que cualquiera puede identificar y gestionar los muchos factores que impulsan la innovación y la adopción tecnológicas en toda la economía de los EE. UU., la política federal prudente de ciencia y tecnología debe centrarse en lo que más se necesita para garantizar el éxito competitivo nacional en el campo de la alta tecnología, incluida la eliminación de fallas de mercado reales e identificables…

También debemos abordar la falta de financiación en el “valle de la muerte” intermedio en el ciclo de vida de la tecnología entre la investigación básica y la etapa final de comercialización: es decir, las etapas en las que las nuevas ideas tecnológicas se validan y demuestran en un entorno apropiado. Esta zona corresponde aproximadamente al área entre el punto dulce académico tradicional de la investigación básica y la zona de confort del sector privado en la creación de prototipos y el despliegue de nuevas aplicaciones.

  1. Proporcionar un enfoque “tecno-sistémico”. Una estrategia tecnológica efectiva no solo debe cubrir el desarrollo de nuevos widgets per se, sino también tener en cuenta los amplios factores regulatorios, institucionales, políticos e incluso sociológicos asociados con la adopción efectiva de tecnología y el desarrollo de nuevos casos de uso.

Esto requiere un pensamiento de “sistemas de sistemas”, que también cubre preguntas más prácticas sobre cómo funciona la economía tecnológica en el sentido más amplio. Desde este punto de vista, la gestión de la tecnología (por ejemplo, las normas técnicas, los incentivos fiscales, la seguridad de la cadena de suministro, los controles tecnológicos, la supervisión y auditoría de la financiación de I+D, una fuerza laboral de calidad) puede ser tan importante para el éxito como las ideas técnicas más inteligentes.

En el marco de una estrategia nacional de ciencia y tecnología, es el gobierno el que tiene un papel especial aquí, ya que para un “tecnosistema” de este tipo, los problemas suelen estar relacionados con problemas y factores, ya sean puramente nacionales o sistémicos, como la seguridad nacional. , en las que las entidades del sector privado no suelen tener ningún incentivo para gastar sus recursos.

  1. Aférrate a tus valores”. La publicación dijo que frente a los enormes desafíos económicos y tecnológicos de China, EE. UU. no puede aplicar una estrategia análoga a la de “fusión cívico-militar” de Beijing, porque los líderes estadounidenses no deberían usar la coerción estatal para la cooperación intersectorial y el uso de mecanismos de mercado para fines estatales ( de hecho, tales métodos se utilizaron en la historia de los Estados Unidos, en particular, durante la Segunda Guerra Mundial – ed.).

Hay un llamado a garantizar cualquier forma que se tome para coordinar los esfuerzos nacionales para intensificar la colaboración innovadora y voluntaria entre el proceso público, privado y educativo, así como la financiación federal para la investigación y el desarrollo empresarial, con el papel fundamental de las organizaciones sin fines de lucro. intermediarios que promueven la colaboración y regulan las divisiones entre intereses contrapuestos.

Además de las decisiones políticas, también se puede utilizar un enfoque ideológico. Eileen Donahue, directora ejecutiva de Stanford Global Digital Policy Incubator y ex embajadora de EE. UU. ante la ONU, cree que la digitalización, y especialmente la inteligencia artificial, pueden ayudar a fortalecer la democracia liberal y, por lo tanto, el poder de EE. UU. Ella propone mirar la competencia en el ciberespacio a través del prisma de la rivalidad sistémica, donde China se presenta como un régimen autoritario que representa una amenaza.

Ella dice que “las prácticas tecnológicas que demostramos en nuestro contexto nacional, las normas que defendemos en los foros tecnológicos internacionales y las inversiones que hacemos en nuevas tecnologías e infraestructura de información democrática se reforzarán mutuamente. Si se acepta este complejo conjunto de tareas y abordado con el sentido de urgencia y el propósito que merece, se puede fortalecer un futuro democrático próspero y seguro.

Estos son los elementos más importantes sobre los que podemos construir una sociedad digital democrática.” [xiv]  Aunque, dada la gran cantidad de contradicciones dentro de los Estados Unidos, no está claro cómo implementar esto en la práctica.

Energía, semiconductores y almacenamiento en la nube

Otra área prometedora en tecnología es la energía limpia.

Un estudio del CSIS de EE. UU. sobre la generación de energía limpia en los EE. UU. dijo que se necesita un análisis y una evaluación serios de la diversificación energética y económica para optimizar las estrategias actuales. [xv]

En este momento, las fuentes libres de carbono (renovables y nucleares) proporcionan un pequeño porcentaje de los electrones que alimentan los edificios y el sector del transporte. Pero a medida que pasa el tiempo y crece la demanda de energía, las fuentes de energía libres de carbono representarán una mayor parte de la producción. El 21% de las empresas privadas y el 61% de los gobiernos nacionales ya han establecido objetivos ambiciosos para la descarbonización o las emisiones cero.

Según la Agencia Internacional de Energía, para 2040, con un fuerte crecimiento en la generación de energía eólica y solar, las energías renovables representarán alrededor del 47 % del mercado mundial de la electricidad, frente al 29 % actual (ver gráfico). Para 2050, las fuentes de energía renovable representarán más del 90 % de toda la producción de energía y los combustibles fósiles menos del 10 %. [xxi]

Y la transición a nuevos tipos de energía conducirá inevitablemente a la creación de un nuevo panorama tecnológico para los flujos energéticos globales. Actualmente, las cadenas de suministro complejas y poderosas que conectan la producción con el consumo consisten en oleoductos y gasoductos y rutas de navegación con infraestructura para petroleros y gaseros.

Ya hay conversaciones en curso sobre la exportación de hidrógeno verde a Europa desde lugares donde abunda la electricidad renovable barata, como Oriente Medio e Islandia, o desde Australia a Japón. Ya hay proyectos para construir redes de transmisión de electricidad desde áreas con gran potencial para la generación de electricidad renovable hasta centros de demanda como la línea de transmisión Australia-ASEAN que conectará Australia con Singapur.

Las tecnologías en la nube, que brindan mayor poder de cómputo y capacidad de almacenamiento de datos, es otra área crítica.

Actualmente, EE. UU. representa casi el 40 % de los principales centros de datos de Internet y de la nube, pero Europa, Oriente Medio, África y Asia Pacífico tienen tasas de crecimiento más altas. Hoy, China, Japón, el Reino Unido, Alemania y Australia juntos representan otro 29 por ciento del total. Los proveedores globales de centros de datos en la nube a hiperescala operan solo en unos pocos mercados emergentes grandes, como Brasil y Sudáfrica.

Se encuentran principalmente en países de ingresos altos y medios altos. Entre los operadores de hiperescala, Amazon, Microsoft y Google representan colectivamente más de la mitad de todos los grandes centros de datos, así como otros actores clave, incluidos Oracle, IBM, Salesforce, Alibaba y Tencent. Los mayores proveedores de servicios en la nube operan centros de datos en todo el mundo, segmentando a los clientes en diferentes regiones que pueden abarcar muchos países o incluso continentes enteros.

Los semiconductores también están en la lista de tecnologías críticas. Recientemente, apareció un término especial “chipagedón”, que refleja la escasez mundial de chips de computadora que ha surgido durante el último año. [xviii]

Como se señaló, todo comenzó con el hecho de que la demanda de productos electrónicos de consumo aumentó debido al confinamiento, ya que muchos se vieron obligados a trabajar y estudiar en casa.

Los chips semiconductores también se utilizan en electrodomésticos, monitores y automóviles. Por ejemplo, un automóvil moderno puede tener más de cien fichas.

Y la producción del 60 al 70% de los chips semiconductores del mundo y el 90% de los chips más avanzados se encuentra en Taiwán. En 2021, el déficit que se presentó estuvo asociado a diversas circunstancias. Pero, de hecho, la razón fue la sequía que ocurrió en la isla en 2020. El hecho es que la fabricación de chips de computadora es bastante laboriosa: se necesitan alrededor de 8,000 litros de agua para producir una placa con un chip.

Aunque el sector agroindustrial de Taiwán ha sido el más severamente restringido en 2020, las empresas de chips semiconductores también han reducido los volúmenes de producción.

El entorno geográfico en este contexto se convierte en un entorno tecnoestratégico. Teniendo en cuenta el uso de tecnologías de doble uso en el ámbito militar y la importancia de la innovación en defensa, los ejércitos de los países líderes también enfatizan las prioridades tecnológicas.

El Departamento de Defensa de EE. UU. identificó once de estas áreas: sistemas de control de combate totalmente conectados en red, 5G, tecnologías hipersónicas, guerra cibernética/guerra de información, energía dirigida, microelectrónica, autonomía, IA/aprendizaje automático, ciencia cuántica, espacio y biotecnología, donde se realizan inversiones. atrayendo activamente. [xviii]

Rusia también debería aprender ciertas lecciones de la competencia tecnológica. El proteccionismo adecuado, la promoción de nuestros propios desarrollos y el apoyo al sector científico y técnico ya no son cuestiones de la economía doméstica, sino de la geopolítica global.

[i]            https://hello-tomorrow.org/bcg-deep-tech-the-great-wave-of-innovation/

[ii]           https://www.bcg.com/publications/2021/deep-tech-innovation

[iii]          https://www.dni.gov/files/NCSC/documents/SafeguardingOurFuture/FINAL_NCSC_Emerging%20Technologies_Factsheet_10_22_2021.pdf

[iv]             https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2021/07/09/fact-sheet-executive-order-on-promoting-competition-in-t…

[v]              https://www.whitehouse.gov/ostp/news-updates/2021/04/27/the-biden-administration-invests-in-research-to-develop-advanced-communi…

[vi]             https://www.csis.org/analysis/promoting-competition-american-economy

[vii]            https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3909528

[viii]           https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/IP_21_2990

[ix]             https://www.state.gov/eu-us-joint-press-release-by-the-eeas-and-department-of-state-on-the-high-level-consultations-on-the -indo-pacífico/

[x]           https://www.lawfareblog.com/us-china-tech-decoupling-accelerates-new-export-controls-chinese-quantum-computing-companies

[xi]             https://icds.ee/en/chinas-rare-earth-dominance-is-a-security-risk-for-nato-and-western-supply-chain-resilience/

[xii]            https://hcss.nl/report/energy-transition-europe-and-geopolitics/

[xiii]        https://www.mitre.org/sites/default/files/publications/pr-21-2393-charting-new-horizons-technology-and-us-competitive-success.pdf

[xiv]        https://www.justsecurity.org/78381/system-rivalry-how-democracies-must-compete-with-digital-authoritarians/

[xv]         https://csis-website-prod.s3.amazonaws.com/s3fs-public/publication/211207_Higman_Clean_Energy_Opportunity.pdf?QdgdC6L90fRgz9F6Pg…

[xvi]           https://www.strategy-business.com/article/State-of-flux

[xvii]       https://www.abc.net.au/news/2021-05-07/what-does-chipageddon-have-to-do-with-climate-change/13327926

[xviii]      https://cimsec.org/the-influence-of-technology-on-fleet-architecture/

Fuente

https://www.geopolitika.ru/es/article/tecnogeopolitica-reinterpretando-la-formula-de-poder-sobre-el-mundo-de-mackinder

Post to Twitter

Escribe un comentario