Génesis y modulaciones de las ideas

Por • 24 oct, 2018 • Sección: Educacion

José Luis Pozo Fajarnés

Ponencia defendida en la mesa de debate: «La construcción de las ideas» en las I Jornadas de Nódulo materialista en Talavera de la Reina.

[En el mes de julio de 2013 tomamos la decisión de que el tema que íbamos a tratar en las «I Jornadas de Nódulo Materialista», que se iban a desarrollar en Talavera de la Reina, sería el referido a la contraposición «construcción/destrucción de las ideas». En octubre las Jornadas se llevaron a efecto, y los que participaron en ellas expresaron su satisfacción. De manera que los que fuimos organizadores de las mismas también quedamos, después del trabajo realizado, muy satisfechos. Las Jornadas pudieron llevarse adelante gracias a que el Centro Asociado de la UNED nos facilitó el uso de sus dependencias y los medios técnicos para poder llevar a efecto una actividad que era muy compleja, por el hecho de estar abierta a alumnos de la UNED de toda España y de tener que realizarse también desde Oviedo. También fue imprescindible, para la realización de las Jornadas, la implicación y el tremendo interés que los compañeros de la Asociación «Nódulo Materialista» de nuestra ciudad pusieron en el empeño. Y es por eso que quiero mencionar aquí tanto a Luis Carlos Martín Jiménez como a Rafael Plaza Quirós, para mostrarles así mi agradecimiento, pues sin ellos hubiera sido imposible sacar adelante la actividad. También quiero aprovechar estas líneas para dar las gracias a Atilana Guerrero Sánchez y a Víctor Martínez Patón que participaron activamente con nosotros, presentando sendas ponencias ante el público presente en la sala, y ante los alumnos de las asignaturas Historia de la Filosofía y deÉtica I, que estuvieron atentos a sus intervenciones por vía de webconferencia. Debo mencionar también a los técnicos de la Centro de la UNED de Ponferrada y a los de la Fundación Gustavo Bueno, pues fueron los artífices de que lo que sucedía en Talavera y en Oviedo pudiera ser visto por todos los interesados, los cuales, como hemos apuntado, estaban en muy diversos sitios de España. Por último, también quiero mostrar el agradecimiento que merece, a Don Gustavo Bueno que cerró las Jornadas con una magistral videoconferencia, la cual se pudo ver en Talavera y en otros centros de la UNED de toda España.]

  1. Introducción

El materialismo filosófico es un sistema que se toma muy en serio la tarea de clarificar los elementos necesarios para el análisis de la realidad. No solo lo qué sean, y cómo funcionan, sino también, cuál es el lugar que ocupa cada uno de estos elementos. Cuando estas cuestiones son las que nos ocupan, el sistema comienza por clarificar los elementos que interesan a la filosofía, a la vez que quedarán delimitados los que no lo son. Cuando estos elementos se hacen diáfanos y se distinguen unos de otros sin problemas, tenemos que hablar de conceptos de las ciencias, y de otros saberes que no tienen por qué ser científicos (estos conceptos están expresados como términos, como operaciones o como relaciones). A todos ellos –ciencias o saberes estrictos– las denominamos de forma genérica «categorías».

El sistema nos permite diagnosticar la funcionalidad de estos conceptos, que no son otra cosa que la designación de los fenómenos que se presentan ante el hombre (definido como «sujeto operatorio»). Los conceptos, cuando la ciencia está a pleno rendimiento (cuando está «cerrada», en situación de «cierre categorial») son efectivos para desarrollar otros conceptos y expresar nuevas leyes. Pero si consideramos categorías no científicas, o categorías que no pueden cerrarse, sucede que los conceptos no son «claros» (por el hecho de no poder distinguirlos de otros conceptos) y «distintos» (por no saber cuáles son las estructuras y leyes que lo rigen internamente). Estos conceptos no están definidos en condiciones y por ello no pueden considerarse si quiera conceptos (en algunos casos podríamos verlos como preconceptos, en otros, como conceptos que en el futuro pudiera ser que se conformarán como tales). Estos conceptos problemáticos, oscuros, son ellos mismos ideas filosóficas.

También aparecen ideas en el momento en que se trata de dar una definición general, ya que los conceptos, que están diversa pero perfectamente definidos en sus distintas categorías, se conforman como ideas al querer darse razones de ellos fuera de sus distintos contextos. También aparecen las ideas a partir de los conceptos cuando, por un lado, se buscan explicaciones de los caracteres comunes que muestran y, por otro, si se pretenden explicar las diferencias que se dan entre ellos, sus contradicciones.{1} Pero además de lo dicho, sucede constantemente que se dan similitudes y contradicciones entre las propias ideas, por lo que a partir de esta dialéctica también tendremos nuevas ideas. Las ideas aparecen por tanto después de los conceptos. Ésta es la única vía para su génesis. No hay otra secuencia temporal posible. Las ideas no son originales, o innatas (como ha defendido el espiritualismo en sus distintos modos de análisis), no son anteriores a lo que el sujeto operatorio ha ido descubriendo, inventando y expresando:

«la filosofía presupone un estado de las ciencias y de las técnicas suficientemente maduro para que pueda comenzar a constituirse como una disciplina definida. Por ello también las Ideas de las que se ocupa la filosofía, ideas que brotan precisamente de la confrontación de los más diversos conceptos técnicos, políticos o científicos, a partir de un cierto nivel de desarrollo, son más abundantes a medida que se produce ese desarrollo.»{2}

Una vez expresado el marco en el que nos vamos a mover, la tarea primera a desarrollar es la de clarificar qué es lo que con el título de la ponencia vamos a exponer en esta mesa de debate. Las aclaraciones primeras nos han servido para introducir el problema señalado en el título, y que no es otro que la «génesis» de algunas ideas filosóficas. Pero nos queda por aclarar qué es lo que pretendemos exponer aquí al incidir en el segundo momento, el de la modulación. Consideramos pues unos cambios, con relación a las ideas, que pueden implicar que hablemos sobre la posible derivación entre ideas. Cuando hemos apuntado más arriba que entre las ideas se dan similitudes y contradicciones –como sucedía entre aquellos conceptos que compartían, que atravesaban, distintas categorías– estábamos expresando ya la esencia de lo que son los sistemas filosóficos. Las ideas al relacionarse entre ellas, expresan lo que Bueno llama un «mapa mundi» desde el que el filósofo quiere interpretar lo que le rodea. En este contexto y en el de enfrentamiento entre sistemas filosóficos es en el que puede señalarse que las ideas al «modularse» se redefinen o se anulan. Por eso puede decirse en algún sentido que «derivan unas de otras». En nuestro subtítulo apuntamos que hay una «línea» que podría conectar la justicia con lasolidaridad. Eso es lo que aquí queremos tratar…. Sigue en….

El Catoblepas • número 144 • febrero 2014 • página 9

 http://www.nodulo.org/ec/2014/n144p09.htm

Post to Twitter

Escribe un comentario