Venezuela y China: tres lustros de Asociación Estratégica

Por • 21 dic, 2017 • Sección: Educacion

Aymara Gerdel

15/11/2017.Venezuela en la actualidad es el primer país de América Latina y el Caribe exportador de petróleo a China y séptimo a nivel mundial, suministrándole el 5% del total del petróleo que importa el país asiático; también representa el primer destino de las inversiones de China en América Latina y cuenta con casi tres lustros de balanza comercial positiva. Asimismo, Venezuela sostiene con China una Asociación Estratégica Integral (AEI) desde el 18 de julio de 2014, asociación precedida por más de una década de una estrecha relación[1] que trasciende lo económico, tomando en cuenta otras dimensiones como la científico tecnológica, cultural, educativa, militar, entre otras.

Rumbo a los tres lustros de balanza comercial positiva con China

Según cifras de la División de Estadísticas de las Naciones Unidas[2] al cierre del 2016, las exportaciones de Venezuela a China alcanzaron 5.499 millones de dólares y las importaciones venezolanas provenientes de China se situaron en 2.535 millones de dólares, cerrando con un balance positivo de 2.963 millones de dólares a favor de Venezuela.

El último informe de la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre relaciones económicas entre América Latina y China 2016[3], revela que tres (3) productos concentran el 99,7% de las exportaciones venezolanas a China al cierre del 2016. El primer lugar lo ocupa el aceite crudo de petróleo de mineral bituminoso con un 73,9%, en segundo lugar se ubica el aceite de petróleo de mineral bituminoso (excepto aceites crudos) con 21,7% y, en tercer lugar, minerales de hierro y sus concentrados (incluidas las piritas de hierro) con 4,1%. A continuación, se presenta una reconstrucción histórica de poco más de tres décadas de exportaciones e importaciones desde Venezuela a China:

Analizando el comportamiento histórico del comercio exterior venezolano con China, se observa a grandes rasgos que desde el año 2003 hasta la actualidad, Venezuela cuenta con una balanza comercial positiva con China (rumbo a los tres lustros); también se muestra como en 2012 Venezuela alcanza el mayor volumen comercial con el país asiático (año en el cual el presidente Xi Jinping inició su gestión como Secretario General del PCCh y Hugo Chávez resultó reelecto presidente por cuarta vez). Finalmente, también se evidencia desde el 2012 hasta la fecha una caída en las importaciones y exportaciones de Venezuela con respecto a China, producto de una profunda crisis que afecta al país caribeño.

Venezuela principal destino de la inversión china en América Latina

Durante más de una década, la República Popular de China (RPCh) a través del Banco de Desarrollo de China[4] (CDB, por sus siglas en inglés) y el Eximbank of China (ambos bancos estatales) han invertido en América Latina 141 mil millones de dólares (superando la inversión del Banco Mundial y el Banco Interamericano para el Desarrollo) con el objetivo de financiar la política exterior de China en América Latina en áreas de carácter estratégico como energía, infraestructura, minería, entre otras. En este sentido, las inversiones destinadas a Venezuela entre el año 2005 y 2016 superaran los 62,2 mil millones de dólares lo que representa el 44,1% de la inversión total realizada por el país asiático en la región[5]. Ahora bien, así como Venezuela concentra la mayor inversión registrada por más de una década en América Latina, Venezuela también centraliza la mayor inversión en las áreas de energía con 55 mil millones de dólares y minería con 1,7 mil millones de dólares. El sector infraestructura es liderado por Argentina con 12,4 mil millones de dólares y otros sectores lo encabeza Ecuador con una inversión de 11,2 mil millones de dólares, países con quien China sostiene una AEI  y una Asociación Estratégica (AE), respectivamente.

XIX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh)

Resulta oportuno subrayar que como parte de los logros más relevantes y con mayor proyección exhibidos en el XIX Congreso del PCCh en materia de política exterior, destaca la puesta en marcha de un proyecto de talla global que forma parte del patrimonio histórico y cultural de China. Se trata de la Franja y la Ruta del siglo XXI (símbolo de cooperación entre Occidente y Oriente) relanzada en 2013 por el presidente Xi Jinping. En este contexto, también se realizó el primer Foro de la Franja y la Ruta, se fundó el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) y se creó un Fondo de la Ruta de la Seda (que cuenta con 40 mil millones de dólares).

A pesar de que la Franja y la Ruta es un proyecto de cooperación concebido inicialmente para  el continente asiático, europeo y africano, en su relanzamiento involucra América Latina y el Caribe (ALC). En consecuencia, los países de ALC ya han adelantado iniciativas bilaterales con China en el marco de la consolidación de la Franja y la Ruta, entre ellas, la construcción de un ferrocarril transcontinental entre Perú y Brasil, un corredor bioceánico entre Chile y Argentina, el canal de Nicaragua, así como centrales hidroeléctricas entre China y Argentina. En el caso particular de Venezuela (país que concentra el mayor volumen de inversiones de China en la región y que sostiene un modelo de relacionamiento bilateral basado en la venta de petróleo a futuro), Venezuela recientemente participó en el Foro de la Franja y la Ruta, y también forma parte del BAII al igual que Brasil, Argentina, Chile, Bolivia y Perú.

Alicia Bárcena (Secretaria ejecutiva de la CEPAL), quien participó en el Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional realizado en Beijing en mayo de 2017, priorizó que entre las opciones de América Latina para integrarse a la iniciativa de la Franja y la Ruta es imprescindible que “los países de la región deben primero integrarse mucho más entre ellos para poder presentar megaproyectos que conecten el Atlántico y el Pacífico y así buscar que la conectividad y beneficios del proyecto lleguen a los países de América Latina”.

Cabe destacar que China sostiene con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) una Asociación de Cooperación Estratégica Integral (ACEI) desde el año 2014 cuando también se constituyó el Foro China-CELAC[6], máxima instancia de cooperación e integración regional con la RPCh.  En este contexto, esta ACEI representa un mecanismo idóneo para relacionarse con el país asiático en bloque (transcendiendo las relaciones bilaterales), minimizando asimetrías y permitiendo que la región se integre con fuerza en la Agenda de la Franja y la Ruta. Para ello, resulta estratégico y necesario definir una agenda común en el marco del Segundo Encuentro del Foro China- CELAC a realizarse en enero de 2018.

Aymara Gerdel es licenciada en Ciencias Estadísticas egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

[1] Producto de voluntades compartidas de los gobiernos de China y Venezuela, los mandatarios Jiang Zemin y Hugo Chávez concretaron en 2001 una Asociación Estratégica (AE) suscrita para el desarrollo compartido de ambos países que se articuló a través de una Comisión Mixta de Alto Nivel. Posteriormente, desde el 18 de julio de 2014 hasta la actualidad, la República Bolivariana de Venezuela (RBV)  sostiene con  la República Popular de China (RPCh) una Asociación Estratégica Integral (AEI)

[2] https://comtrade.un.org/

[3] http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/40743/1/S1601155_es.pdf

[4] China Development Bank International Investment Limited es un holding de inversión que se dedica principalmente a la inversión en instrumentos de capital y otros instrumentos financieros.

[5] https://www.thedialogue.org/map_list/

[6] http://www.chinacelacforum.org/esp/

http://politica-china.org/areas/politica-exterior/venezuela-y-china-tres-lustros-de-asociacion-estrategica

Post to Twitter

Escribe un comentario