Sobre el campo semántico del concepto de experiencia en La fenomenología del espíritu de Hegel

Por • 3 ago, 2022 • Sección: Filosofía

Willingthon Pablo Acuña Echagüe[1]

A mi querida Josephine, amiga de finales.

  1. Introducción 

El presente trabajo examina el estatuto del concepto de experiencia (Erfahrung) en la Fenomenología del Espíritu (1807) de Hegel. Para mayor precisión: la indagación se circunscribe a los parágrafos 13, 14 y 15 de la Introducción a la obra, según el criterio de lectura propuesto por Heidegger (1942). Se trata, tomando como referencia la Introducción a la Fenomenología, de comprender qué es lo que Hegel describe bajo el término experiencia. Dicho de otro modo: propósito de este ensayo es esclarecer la significación y el alcance de la noción de Erfahrung en su uso hegeliano. Nuestra ambición es determinar el contenido propiamente filosófico y la especificidad conceptual que la expresión Erfahrung adquiere en la Fenomenología. Es que la experiencia, en su acepción hegeliana, nos interesará en la medida en que se distingue decididamente de los usos del término experiencia en una larga tradición de la filosofía. Como es sabido, el concepto de experiencia ha recibido un tratamiento filosófico va desde Aristóteles (981 a) —con una teoría de la experiencia como memoria o repetición de recuerdos— a Kant (1781) —que analiza las condiciones trascendentales que organizan toda experiencia posible—, pasando por el empirismo de Locke (1689), Berkeley (1710) y Hume (1738) —que, en sus principios, reduce la experiencia a la materia bruta de la que derivan las impresiones sensibles. Y lo cierto es que, en contraste con esta larga tradición filosófica, Hegel nos invita a pensar una forma de experiencia caracterizada por una dialéctica interna entre el saber y el objeto de la conciencia (y, correlativamente, por la aparición de un nuevo objeto en la conciencia como resultado de esta dialéctica).

Para nuestros fines introductorios, basta con indicar que la experiencia no se deja describir como no sea por referencia a una conciencia a la que se le hace presente la no-verdad de su saber del objeto. Tenemos aquí, en efecto, lo esencial de lo que se juega en la experiencia: la conciencia, que primeramente distingue a la verdad como un ser por fuera del objeto que es sabido por ella, pasará luego a saber que esta verdad u objetividad es sólo para ella, y que su saber de la verdad objetiva era no-verdadero. No bien la conciencia niega esa primera verdad que le surge un nuevo objeto verdadero (el ser para ella de lo verdadero), siendo el pasaje del primer objeto al segundo el resultado de la experiencia hecha sobre el primer objeto. Lo que se perfila al cabo de la experiencia es, cabe sospecharlo, una nueva figura de la conciencia, por cuanto la no-verdad del saber de un objeto implica un nuevo saber y una nueva verdad (Jaeschke 2007; Kogan, 1996; Podetti, 2007). No hace falta adentrarse más en los detalles de la concepción hegeliana de la experiencia, para comprender que la Erfahrung no es en absoluto un concepto entre otros, sino el operador filosófico que determina la sucesión de las figuras de la conciencia en su necesidad, a la que Hegel da forma. No fortuitamente, la Erfahrung es parte esencial del título que Hegel (1807) escogió inicialmente para la Fenomenología, que en su primera edición versaba justamente «Ciencia de la Experiencia de la Conciencia» (Heidegger, 1942). Sigue en…

https://www.teseopress.com/ejerciciosdelpensar/chapter/24/

Post to Twitter

Escribe un comentario