¡Se fugan 40% de las importaciones!

Por • 16 feb, 2014 • Sección: Nacionales

Luis Fuenmayor Toro

El Presidente de la Asamblea, ahora en funciones policiales y militares dirigidas al enfrentamiento del contrabando hacia Colombia, el cual se les fue de las manos a los militares responsables de la frontera, declaró hace poco que el 40 por ciento de las importaciones venezolanas se iban hacia territorio de nuestros vecinos como resultado del contrabando. Días después, se señaló que en Colombia se hallaban todos los productos que escaseaban en Venezuela. Como cada vez que el teniente Cabello declara, se inicia una cadena de acciones del gobierno en relación con el tema, he seguido sus movimientos fronterizos para saber lo que viene de aquí en adelante en relación con el desabastecimiento.

Que la macolla del PSUV dé explicaciones de los hechos económicos y sociales negativos, que parecen sacadas del sombrero de algún mago, no es  para asombrarse pues nos ha dado muchos ejemplos de este tipo de conducta que, lejos de explicar las causas de las situaciones difíciles que atravesamos, recurre a las racionalizaciones más absurdas para justificar su ignorancia, negligencia, fracaso y hasta brutalidad. A las invenciones de que las causas de la inflación, el desabastecimiento y la escasez de dólares son la especulación, el acaparamiento y los raspacupos, respectivamente, parece que sumarán otras inventivas para el caso de la grave carestía de todo tipo de productos.

Y es aquí cuando aparece “Godgiven”. No sólo para dar declaraciones sino para actuar directa y “eficazmente”: cambia a los militares que cuidan la frontera, se conforma con sermonearlos y promete acciones para resolver el problema, que culminan en el Táchira descubriendo milagrosamente un depósito con mil toneladas de alimentos acaparados listos para salir del país: 59 toneladas de aceite comestible, 68 de azúcar, 700 cauchos (no suman las mil TM), junto con 41 vehículos para su transporte, que suponemos son gandolas, y hasta allí la información. Ramírez, por su parte, le declara a José Vicente que hay quienes “juegan a la escasez y contrabandean” y repite que 40% de los productos importados (sin precisar si son sólo los de consumo personal) se van fuera del país.

Si 40% de las importaciones (varias decenas de millones de toneladas) terminan en Colombia, significa que centenas de miles de contenedores, traídos a Puerto Cabello, Maiquetía, La Guaira y Maracaibo, son vaciados en cientos de miles de camiones, que viajarían luego al Táchira y al Zulia. ¡Tremenda tranca! Todo el mundo los hubiera visto, por lo menos en la fila para salir del país, no sabemos con qué permisos aduaneros. Si esta enorme cantidad de mercancías está en Colombia, debe haber sido descargada directamente en el vecino país. La denuncia de Cabello y Ramírez, salvo mejor información, no parece cierta, por lo que el escándalo hecho es para culpar a los contrabandistas de las fallas propias y hacer creer a los incautos que la situación está siendo controlada con medidas efectivas.

El desabastecimiento entonces no sería por reducción de las compras debido a la carencia de dólares, sino como consecuencia de una actividad delictiva de gente que “juega a la escasez” contrabandeando. De allí a culpar de la escasez de todo tipo a la “trilogía del mal” y al imperialismo no hay sino un paso. Pronto aparecerá alguien diciendo que María Corina dirige una de las bandas de contrabandistas, otra está bajo las órdenes de López, quien maneja también a los estudiantes que protestan. ¡Cuidado con el poder de este señor! Imagínense que se le ocurra enfrentar al Gobierno con estas bandas, que tienen militares dentro de sus integrantes, sumadas a los estudiantes inconformes… Un verdadero peligro para la estabilidad del Gobierno.

Pero es que además, a estos contrabandistas hay que sumar los de la gasolina, que trasladan diariamente a Colombia, según Ramírez, 100 mil barriles del combustible en las narices de la Guardia Nacional y las policías. Ni Diosdado ni Ramírez mencionan la grave corrupción que ha penetrado los destacamentos militares fronterizos, ni la responsabilidad que tiene el Gobierno en haberlo permitido ni la impunidad reinante a su alrededor. ¿Dónde están los juicios de estos cómplices del contrabando? ¿La mano dura es sólo para los estudiantes que asustaron a la esposa de Vielma Mora y a los peloteros cubanos? ¿Quiénes lesionan más los intereses de Venezuela?  

La Razón, pp A-2, 16-2-2014, Caracas    

http://www.larazon.net/

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario