Carta de ex ministros de Salud

Por • 16 ene, 2011 • Sección: Nacionales

Señor Presidente:

A un día de la presentación de su Mensaje Anual sobre su gestión durante el año que viene de finalizar, nos ha  parecido oportuno escribirle esta tercera carta pública, cuyo propósito fundamental es solicitarle, muy respetuosamente, que tenga todo el cuidado que le sea posible en la veracidad de la información contenida en su Mensaje, nos referimos en particular al uso que hace de las estadísticas sociales, en particular las de salud.

Sería muy lamentable que en su Mensaje se repita lo ocurrido en su Mensaje Anual del 2009 cuando afirmó “… ustedes saben que el índice de desarrollo humano se mide en función de la salud ¿eh? mortalidad infantil, esperanza de vida al nacer, la educación, los logros educativos y el poder adquisitivo de la población. Son los tres indicadores ¿eh? donde confluyen un conjunto de variables con una medición internacional respetada en casi todo el mundo y reconocida en casi todo el mundo”.

No se le ocurra repetir que la mortalidad infantil es un indicador utilizado para el cálculo de este índice. O usted reincida en el error conceptual presente en su discurso en ocasión al Primer aniversario de la Misión Niño Jesús, cuando señaló “En el primera año de la misión hemos logrado reducir la mortalidad materno-infantil de 62 por cada 100.000 partos a 52, en apenas un año. Hemos reducido drásticamente la mortalidad materno-infantil y tenemos que seguir reduciéndola”.

En una carta pública que le dirigimos en diciembre del 2010 le explicábamos que “la medición de la mortalidad materno infantil sólo es osible hacerla utilizando dos indicadores, la tasa de mortalidad materna y la tasa de mortalidad infantil; los datos mencionados por usted sugieren que se refiere a la primera, aunque para ello deberá corregir que si bien ella se expresa en número de defunciones maternas por cien mil, estos cien mil no corresponden a partos sino a nacidos vivos registrados”.

Nuestra alerta no se refiere sólo a errores conceptuales sino a los valores de los indicadores que usted seguramente empleará, sería muy lamentable que usted se exponga al descrédito por continuar mencionando cifras que cualquier ciudadano, al leer las estadísticas oficiales de nuestro país, podrá corroborar que la información que está trasmitiendo no es veraz, como sucedió en ocasión de su Mensaje Anual 2008, cuando dijo: “Ha descendido la mortalidad infantil desde 21.4 por mil a 13.4 por mil niños nacidos vivos, eso es algo maravilloso…” .

Sin embargo, si usted se tomara la molestia de visitar la pág web del Instituto Nacional de Estadísticas, www.ine.gov.ve/registrosvitales/estadisticasvitales.asp, se encontrará con la sorpresa que esa cifras no aparecen en ningún año de la serie 2003-2008 y que la cifra del 2008 es de 15.8 por mil y no 13.4 como usted afirmó.

O cuando exclamó” ¡la mortalidad materna! Este es otro dato importante, disminuyó de 67,2 en el 2000 a 47,4 en el 2007, estos son datos del 2007 aún no tenemos consolidados los datos del 2008.”, aquí también las estadísticas oficiales lo desmienten, en la pág web http://www.sisov.mpd.gob.ve/home/index.php ,  perteneciente al Sistema Integrado de Indicadores Sociales de Venezuela(SISOV), encontrará que el SISOV reporta para el año 2007 una tasa de mortalidad materna de 56.8 por cien mil nacidos vivos registrados y no de 47.4 como  usted señaló.

Finalmente Presidente, le sugerimos que en su Mensaje no dejé hacer mención a las metas efectivamente alcanzadas durante el 2010 de los diversos proyectos que ejecuta el Ministerio del Poder Popular para la Salud y sus organismos adscritos.

Los venezolanos estamos ansiosos por conocer, entre otros, ¿por qué, a pesar del Plan Nacional de Control de Vectores, cerramos el año pasado con  124.931 casos de dengue, 59.062 más que en el  2009, la cifra más alta alcanzada en los últimos 21 años; con 45.155 casos de malaria,  9327 más que en el 2009,la cifra más alta desde el 2005?

¿Por qué, a pesar de la Misión Niño Jesús, finalizamos el 2010 con 5.839  defunciones en niños menores de una año, 664 más que en el 2009; con 115 casos de sífilis congénita, 34 más que el año anterior y con 3 casos de tétanos neonatorun, después de tener dos años consecutivos sin casos de tétanos en menores de 28 días?

¿Por qué no se inauguró en el 2010 el Centro de Investigación y Desarrollo de Vacunas? ¿Por qué no se cumplió con la promesa, hecha por el ministro de salud de concluir para enero de este año el 90% de las obras en ejecución que se realizan en los hospitales públicos? 

Y finalmente,  ¿Qué ha pasado con los proyectos de construir el “Hospital General y Gastroenterología” para la población de El Vigía, estado Mérida; el “Hospital General y Urología de Valle de la Pascua, estado Aragua; el Cardiológico de Adultos; el Centro Nacional del Cáncer; el “Hospital General, Toxicológico y Oncológico” de Barinas; y el Hospital General y Materno-Infantil de San Fernando de Apure, estado Apure?, para los cuales estaba previsto, según el Plan Nacional de Salud 2009-2013/2018, una inversión de Bs. 1.272.370.000; y ¿Qué se hizo durante el 2010  para atender el más grave problema que afecta a la red hospitalaria pública, el déficit de personal y en particular de médicos? 
                                                                    Caracas, 14 de enero de 2011
Blas Bruni Celli, José Félix Oletta L.,Ángel Rafael Orihuela,  Pablo Pulido M.,   Carlos Walter V.

http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=VEN&pagina=http://www.talcualdigital.com

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , , , , , ,

Escribe un comentario