A lo interno de cada polo

Por • 26 jun, 2018 • Sección: Nacionales

Félix Cordero Peraza

25/06/2018. La incertidumbre sobre el futuro invade inclemente la mente de los venezolanos. Se ve en los ojos y en la postura corporal de las personas. El peso sobre los hombros es grande y el “que pasara”, “para donde va esto” constituyen la incógnita que angustia y crea nerviosismo en una importante porción de los venezolanos. Para el lado que vean no consiguen repuesta. Cada lado inmerso en sus propios, reducidos y específicos intereses de corte político y estratégico. En cada polo se escenifica un teatro de conveniencia táctica y unas tramas de visuales personales y grupales de carácter inmediatista y clientelar. ¡El foco en lo interno de cada polo! Es la supervivencia de ellos lo que está en juego. La prioridad y la razón de ser. Allí colocan su mayor esfuerzo. Sus recursos y posibilidades.     

El polo gubernamental, causante de la tragedia de la crisis económica, concentrado en las necesidades del Psuv. En las demandas de las misiones y grandes misiones y en la organización de la Convención Nacional. Aquí no se distingue si son funcionarios públicos o dirigentes políticos, violando los principios y normas establecidas en la Constitución Nacional. Un funcionariado dedicado a atender principalmente las demandas de sus militantes y de su organización. Una administración pública que hace su mayor esfuerzo cuando sus acciones llevan explicito el interés partidista. La demagogia o el provecho político. No gobierna para el país… lo hace para su mercado. Imponiendo un proyecto de gobierno populista y excluyente.  Que atiende prioritariamente a quienes más necesitan para manipularlos e incorporarlos a las metas y tareas que fortalecen al partido y a las estrategias gubernamentales. Un polo que luce monolítico.     

El polo opositor desarticulado sin mensaje unitario ni programático. Que no ha sabido capitalizar ni tutelar con eficacia al 75% de la población que es claramente opositora al gobierno de Maduro. Esta es una masa confundida, mirando musarañas, pendiente de cualquier evento aunque sea insignificante. Potenciando los logros internacionales y dándole valoración terminal. ¡Ahora si cayo Maduro! Y pasan los días y los meses y las cosas siguen igual. Ayer por el acuerdo de la OEA y hoy por el triunfo de Iván Duque en Colombia. Una Venezuela sin líder único ni programa que ofrecer. Del liderazgo actual y fracturado brotan mil caminos y mil formas de recorrerlos. Prevalecen las rivalidades entre los dirigentes y las zancadillas se reparten a granel. Como si no tuvieran claro el panorama lanzan improvisadas arengas sin sentido ni temporalidad. El discurso central es casuístico, puntual y fraccionado.  Una carrera por tomar espacios en la mediática. Como táctica para influenciar en la masa opositora.       

Mientras esto pasa en el segmento político la población general sufre los embates de una crisis económica brutal e incontrolada. Según Cendas, el precio de la Canasta Alimentaria familiar, fue de 220 millones de bolívares, en mayo, para una familia de cinco miembros. Y la inflación en mayo fue del 220%. Los ingresos familiares, no alcanza sino para uno o dos alimentos. ¡La inflación más alta de la historia! Escasean los alimentos y los bachaqueros roban impunemente. Continúa la diáspora y los mayores se van quedando solos. Los servicios públicos –electricidad, agua y aseo urbano – colapsados. Una problemática que no será superada con más controles, políticas monetarias restrictivas, pragmatismos ideológicos o discursos idealistas o populistas. El modelo aplicado deberá ser cambiado o modificado radicalmente, para poder incentivar las inversiones privadas e impulsar una mayor producción. 

https://www.panorama.com.ve/opinion/A-lo-interno-de-cada-polo-20180625-0081.html

Post to Twitter

Escribe un comentario