Caracas: ¿La harán explotar?

Por • 18 feb, 2011 • Sección: Nacionales

Edgar Perdomo Arzola

“Las teorías, las doctrinas, los misterios se explican; los sentimientos se sienten”

Mariano José de Lama…

Aunque el gobierno bolivariano socorrió a miles de damnificados instalándolos en todo tipo de refugios, incluyendo el palacio presidencial de Miraflores, haciendo una campaña publicitaria para que la ciudadanía se incorporara, cosa esta que se ha logrado parcialmente; no es menos cierto también que la carencia de viviendas es enorme. No sólo eso, muchas de las «soluciones habitacionales» propuestas lucen absolutamente improvisadas y descocadas. Por este motivo que dentro de lo sucedido por esta tragedia causada por las lluvias a finales del 2010, surjan interrogantes que develan en buena medida las orientaciones políticas del gobierno bolivariano líderizado por Hugo Chávez. Así mismo es pertinente revisar un conjunto de propuestas realmente socialistas, hechas por venezolanos especialistas en la materia que duermen el sueño de los justos y nadie les para bolas en el alto gobierno.

Existe una pléyade de revolucionarios para exculpar cualquier acción de la burocracia, en estos lamentables sucesos, y para victimizar al gobierno. Muchas voces en todo el país han recomendado soluciones para que se adopten las previsiones que hubiesen permitido hacer frente a algo tan normal como esto que pasó, con el desastre lluvioso del 2010 pasado. La inmensa miseria de amplios sectores de nuestra sociedad, los hicieron victimas de que unas fuertes e intensas lluvias arrasaran sus casas, personas, destruyendo hasta vías enteras.

Esto desnuda la incapacidad gubernamental de intentar resolver el problema estructural con la sola participación del estado venezolano.

Para los socialistas bolivarianos, la tragedia de 2010 evidencia que en Venezuela, mientras no se den los grandes cambios socioeconómicos que reclaman las directrices del socialismo, no van a haber mejoras sustanciales en la calidad de vida de la población, y las «tragedias» en la próxima temporada de lluvias se sucederán una tras otra.

Las lluvias destruyeron, con carácter de exclusividad, los hogares de los venezolanos más pobres. El agua inundó pueblos enteros, y zonas agropecuarias productivas del país donde más intensa fue la lluvia. La pobreza, con esta tragedia del 2010, ahora está más lejos de extinguirse, las víctimas fueron por la simple razón de no ubicar los espacios adecuados para construir viviendas y trabajar. Por este motivo, esto no puede considerarse como una tragedia «natural». La construcción de vivienda en los 12 años de la revolución bolivariana es realmente desoladora. El gobierno bolivariano es el que menos viviendas ha construido, según lo ha reconocido públicamente el presidente Chávez. Aunque duela decirlo el sector privado es el que construye el 70% de las viviendas que se están levantando en la actualidad.

La respuesta del gobierno ante la crisis, no puede ser a través de unos líderes politiqueros de baja estofa. Esto se llama improvisación.

Es patético observar a miles de familias que deambulan por los llamados refugios, con los restos de sus miserias a cuestas sin poder hacer nada. Ante esta situación son constantes los llamados a la solidaridad del gobierno bolivariano.

El presidente Chávez ha visitado muchos refugios recibiendo miles de peticiones de personas damnificadas. Haciendo promesas que dan esperanzas a quien realmente ameritan de soluciones habitacionales concretas. En esas visitas del presidente, es público notorio y comunicacional, el deslave de reclamos de los damnificados en cuanto a la gravedad del problema por la carencia de viviendas, el pésimo estado de los refugios. Ante estas situaciones de desesperación, le piden a Chávez que les regale una casa. Dichas peticiones son auspiciadas en forma propagandística y demagógica, por el aparato politiquero adulador, haciendo ver que Chávez es el que «resuelve», y los burócratas son los que fallan.

Estos tipos de propagandas ponen en evidencia que el gobierno no tiene una estrategia estructural alguna. Para hacer un proyecto que permita reorganizar a la sociedad y solucionar los asuntos formales que demanda la población más necesitada. La improvisación, espontaneidad parece ser las soluciones planteadas para un problema que amerita una cantidad importante de estudios, opiniones y debates de alto nivel. Es aterradora ver este tipo de propaganda que desnuda la poca capacidad de construcción del gobierno bolivariano. Las soluciones al voleo y los delirios de constructores de viviendas de muchos, solo evidencian el caos.

El terror de muchos caraqueños de la Caracas de los techos rojos se dejo sentir, cuando escucharon al Presidente Chávez decir: «En Caracas cabe otra Caracas», ofreciéndole a un público ignorante, sobre la cantidad de terrenos subutilizados Ante este desliz presidencial, salieron las claques de focas a aplaudir la «iniciativa» y a decir de una vez por todas, que en Caracas se puede y debe construir más porque aguanta de todo. Evidenciando una ignorancia supina en el pleno desconocimiento de la situación caótica de la ciudad en cuanto a las deficiencias de los servicios públicos, el tráfico, la carestía, la sobrepoblación, la inseguridad, y la desidia de ciertas autoridades municipales, que ni la basura sabe recoger.

Expropiar los campos de golf seria bueno, si es para construir parque y áreas verdes recreacionales que permitan al ciudadano respirar algo más que concreto, asfalto y los millones de litros de gasolina que se queman impunemente a costas del subsidio más espectacular y ecosida del planeta: La gasolina para evitar su despilfarro, no es racionarla sino aumentarla progresivamente de precio, y sacar de circulación las chatarras ambulantes. En Venezuela sobran espacios donde construir viviendas. Existen regiones de la república bolivariana con inmensas posibilidades de producción agroindustrial, mineral, turística, que están despobladas sumidas en la más criminal desidia, y cruel miseria.

En Venezuela hay muchas cosas que se pueden hacer y no hacen. Las oportunidades se pierden, y la derrota del 2012 nos puede agarrar fuera de base de seguir con estas cadenas de errores que acaecen.

Ahora más que nunca se deben hacer exhortaciones al empresario honesto y colaborador (Al estilo de la época de Pérez Jiménez), para que pueda construir viviendas baratas y que trabaje en conjunto con el gobierno en aras de hacer una patria mejor.

Otro de los asuntos más espinosos, radica en el hecho de que no se haya construido un solo galpón para atender a los damnificados. Un Galpón muy sencillo como refugio, con cientos de literas, con baños y cocina. Según expertos en la materia se construye en dos días con facilidad. Los chinos construyeron en la ciudad de Changsha un hotel de lujo de 15 pisos en seis días con tecnología de última generación. El hotel Humboldt se construyo en 7 meses en las alturas del Guaraira Repano, con piscina, salones de lujo, en el año de 1956.

Hay que investigar la realidad venezolana y levantar las consignas que defiendan los valores que creemos necesarios para la construcción del socialismo.

A lo mejor muchos dirán que estoy equivocado en mi planteamiento, puede ser, no tengo la verdad absoluta y esta precisamente es relativa, por lo tanto, mi opinión es debatible. Pero no se superará con insultos, descalificaciones acusaciones falaces, mentiras, difamaciones y agresiones. Las ideas se discuten y dialécticamente se pueden superar… 

Fuente:http://www.aporrea.org/actualidad/a117876.html

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario