China se convirtió en el primer acreedor de Venezuela

Por • 20 mar, 2011 • Sección: Nacionales
Andrés Rojas Jiménez
«Yo estoy enamorado de China y de la revolución china», dijo el presidente Hugo Chávez durante la firma de memorandos de entendimiento con la Corporación Internacional de Inversiones, conocida como Citic Group, y el Banco de Desarrollo Industrial. Lo acordado en ese acto se traduce en un repunte en el financiamiento y en los proyectos de ese país, que en sólo cuatro años pasó a convertirse en el principal acreedor de Venezuela.

El protagonismo que ahora tiene esa nación en las finanzas venezolanas propició que, a principios de este año, una misión del Banco de Desarrollo de China visitara Caracas.

Según fuentes vinculadas con el Ministerio de Planificación y Finanzas, la delegación se desempeñó semejante a los equipos de supervisión del Fondo Monetario Internacional. Solicitaron cuentas de los ingresos petroleros y fiscales, así como proyecciones.

La misión también pidió información sobre los avances de las obras de infraestructura portuaria y de transporte masivo, proyectos en los sectores agrícola, petroquímico, minero, siderúrgico, equipos de inspección de aduanas, entre otros, que financian con los desembolsos provenientes de Pekín.

La razón fundamental de la inspección es que los acuerdos de desembolsos aumentaron 700%, al subir de 4 millardos a 32 millardos de dólares entre 2007 y 2011. Este financiamiento se paga mediante el envío de crudo y productos refinados, principalmente fuel oil, por parte de Petróleos de Venezuela. Para este año debe despachar, por lo menos, 250.000 barriles diarios para ir amortizando la deuda. Esa cuota subirá a 300.000 barriles diarios a partir de 2012 y mantenerse así hasta 2020.

El Gobierno venezolano considera que es un error contabilizar los préstamos de China como parte de la deuda pública externa. Sin embargo, los organismos multilaterales y la comunidad financiera internacional sí lo incorporan como parte de las obligaciones de la República.

«La deuda con China la contrata el Banco de Desarrollo Económico y Social de la nación y por eso no entra en las cuentas del Gobierno ni del sector público restringido, pero nosotros lo sumamos porque se va a pagar con los mismos dólares del petróleo», explica Alejandro Grisanti, representante de Barclays Capital.

La necesidad de una mayor flexibilidad en la contratación y la búsqueda de un financiamiento más barato son dos de los aspectos que privilegió el Ejecutivo cuando recurrió a este tipo de financiamiento.

«Una deuda con el Bandes aligera los procedimientos y tengo la impresión de que es un mito que sea un endeudamiento costoso porque está atado al envío del petróleo, pero la falta de transparencia impide conocer las condiciones financieras de ese financiamiento», señala Milton Guzmán, economista y consultor de la firma Fortuny, Guzmán & Asociados.

La más reciente emisión de bonos de Pdvsa se tuvo que hacer con una tasa de interés de 12,75%, mientras que en el caso de los préstamos de China se habla de intereses que no llegan a 5%.

Sube la factura. El presidente Hugo Chávez anunció esta semana que el financiamiento proveniente de China aumentaría. Habló de 4 millardos de dólares en un primer tramo, pero funcionarios del Gobierno aseguran que puede llegar a 10 millardos de dólares para atender los proyectos del plan de emergencia de viviendas.

Este nuevo contrato elevaría el endeudamiento a 42 millardos de dólares, monto que supera la deuda pública externa, que al cierre de 2010 arrojó un saldo de 37 millardos de dólares. La sumatoria del total del compromiso marcaría el récord de 125 millardos de dólares si se agrega la deuda pública interna, es decir, la contratada por el Gobierno en bolívares y la de Pdvsa, que también el año pasado recibió un préstamo del banco chino por 1,5 millardos de dólares.

«China tiene una necesidad real de garantizar el suministro a largo plazo del petróleo, la disposición política, el comercio, el marco normativo, los medios y mecanismos financieros para cualquier país con actividades de petróleo y gas en América Latina», señala la firma Sinulatin Capital.

Venezuela lidera la captación de inversiones por 12 millardos de dólares principalmente para la participación de 3 petroleras chinas (CNPC, Cnooc y Sinopec), que por ahora están en 4 áreas de los bloques en los que se dividió la faja del Orinoco.

Las cifras de la Agencia Internacional de Energía indican que el consumo de China alcanzó el récord de 10,2 millones de barriles por día a finales del año pasado, aunque el promedio anual se mantuvo en 9,5 millones de barriles diarios. De ese volumen, prácticamente tiene que importar 60%, y Venezuela tiene la aspiración de enviarle 1 millón de barriles.

fuente: http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=VEN&pagina=http://www.el-nacional.com

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , , , ,

Escribe un comentario