De nuevo el diálogo

Por • 3 nov, 2018 • Sección: Nacionales

Luis Fuenmayor Toro

27-10-2018. Al parecer, según lo refieren algunos órganos de prensa, reaparece en el escenario político la posibilidad de reiniciar un nuevo diálogo entre el gobierno y quienes se le oponen. Supongo que esta nueva posibilidad ha venido siendo trabajada desde hace algún tiempo por grupos e individuos ligados tanto al gobierno como a la oposición, pero impulsada además por intereses internacionales, que quieren buscar una salida negociada y pacífica a la crisis venezolana actual. Las visitas recientes de figuras estadounidenses claramente apuntan en este sentido e incluso en la posibilidad de un respaldo de la Casa Blanca a estas gestiones. El gobierno de Trump es claro partidario de una salida pacífica, negociada e interna a la crisis existente, pese a que siempre señale, como ha sido su costumbre en distintos conflictos en el mundo, que no desecha ningún otro escenario, el militar incluido. La primera potencia siempre trata de dejar claro su poderío en este aspecto.

Desde ya señalo que no voy a caer en el chantaje de quienes no quieren diálogo sino guerra, pero carecen de fuerzas internas y externas para lograr sus objetivos y han demostrado una incapacidad total para buscar salidas diferentes. Por tanto, señalo desde ya que estoy de acuerdo con que se reactiven las conversaciones entre el gobierno y quienes se le oponen. Los seres humanos tienen una cualidad importante, que los diferencia de los otros animales, y es el don de la palabra, del lenguaje articulado, con el cual pueden comunicarse de una manera compleja, inexistente en el resto de la naturaleza. Es impensable que no utilicemos esta capacidad evolutiva. Quienes quieran permanecer en etapas anteriores de la evolución pues que lo hagan, pero que se olviden que tienen algún derecho a descalificar a quienes no vamos a renunciar a una posibilidad que nos distingue.

Desde ya también señalo que el diálogo tiene que ser entre el gobierno y quienes se le oponen, entendiendo que la “franquicia” opositora ya no está sólo integrada por quienes dialogaron en Santo Domingo y fracasaron. Ellos deben estar presentes en el nuevo diálogo, pues son parte de la diatriba política, pero otros deben ser incorporados en igualdad de condiciones, pues han demostrado claramente ser una oposición opuesta a salidas externas a la crisis, contraria a salidas violentas, que actúa dentro de la Constitución y que tiene a las elecciones como método de resolver los problemas en forma democrática. Un diálogo sin la presencia de estos dos sectores opositores no conduciría a nada, ya que ambos tienen representatividad política clara y posiciones distintas, que de alguna manera tienen que verse reflejadas en las discusiones y sobre todo en los acuerdos que se logren.

Debe quedar claro también que el diálogo es con el gobierno o con el régimen, como a muchos les gusta llamarlo; con la dictadura de Maduro, si se quiere. Con un gobierno que no nos gusta, que estamos enfrentando, del que queremos salir, pero que existe independientemente de nuestros deseos. Rechazamos entonces que se exija como condición para iniciar el diálogo la renuncia o la salida del Presidente de la República. Quienes mantienen esta posición, sin tener ninguna fuerza para imponerla, están en la realidad trabajando por salidas externas a la nación venezolana. Simplemente no quieren diálogo, ni desean que los acuerdos se logren aquí en Venezuela y que las decisiones las tomemos nosotros los venezolanos, en función de los intereses superiores de la nación y de la patria.

http://www.costadelsolfm.net/2018/10/27/luis-fuenmayor-toro-de-nuevo-el-dialogo/

Post to Twitter

Escribe un comentario