Dilemas de fuerza

Por • 10 jun, 2017 • Sección: Nacionales

Prometeo Consultores 

Análisis de Coyuntura Semanal (03 – 09 de junio de 2017)

La oposición y el gobierno se encaminan en una lucha política que augura intensificarse y complejizarse. Es menester tener presente cómo llegan los dos polos a posibles escenarios a desarrollarse, principalmente a una fecha que ambos sectores han puesto como punto de honor: 30JUL2017.

La Oposición

Sin victorias tempranas y mucha simbología, la oposición encara la Constituyente de forma clara: no puede desarrollarse.

El volumen de las marchas y concentraciones que ha convocado la MUD ha ido mermando, aunque la intensidad se ha mantenido en un nivel muy alto. Que ahora haya un señalamiento directo de una “chavista” como se declara la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, a sumarse en contra de la Constituyente, es un oxígeno para mantener viva la calle, y en lo posible sumar un sector de la población descontenta pero que no se ve atraída por el llamado opositor. La MUD debería canalizar la oportunidad de capitalizar el respaldo de la disidencia oficialista de manera activa y no que quede en discursos, sin duda un desafío.

La posibilidad del boicot a la ANC representa un reto muy importante para la oposición. No es solo sumar volumen de gente, sino que esas personas estén dispuestas a asumir un reto mucho mayor, donde la cárcel es una amenaza real.

Se ha evidenciado como es Caracas el centro de todas las protestas. Si la oposición quiere parar la constituyente, no puede hacerlo solo en la Capital. Es necesario que se diversifique y que se suma gente de distintas latitudes.

La dirigencia joven de la oposición es la que encamina los procesos de protesta. Otros líderes tradicionales, como Henri Falcón, Manuel Rosales, Henry Ramos Allup, entre otros, han permanecido muy discretos. La MUD debe llegar a cada rincón del país, con sus líderes, un modelaje social que incentive a las personas a sumarse a la protesta.

Cabe destacar que ya ha empezado una matriz de información: un nuevo diálogo entre el gobierno y la oposición, aunque todos los dirigentes nieguen que ya ha habido un contacto entre las dos partes, ya empiezan a evidenciarse discursos donde se invita a “no satanizar el diálogo” o decir que “la base de la política es el diálogo”. Claro que un diálogo se va a negociar, y dependiendo de la fuerza que tenga uno u otro actor, se puede negociar en posición de fuerza. Con calle, con presión internacional y con disidencia sumada a los objetivos opositores, la balanza en una negociación estaría del lado opositor.

Es muy probable que dirigentes de la oposición resulten presos ante los venideros acontecimientos.

Gobierno

El gobierno no puede considerarse como un actor débil y ese puede ser una de las flaquezas del discurso opositor. Nicolás Maduro cuenta con las instituciones necesarias para hacer valer su poder. Hasta los momentos no ha habido una disidencia que ponga contra las cuerdas al gobierno y que aumente el costo político para pensar en un gobierno de transición.

El punto de honor del gobierno es la ANC, y dará todo para que se desarrolle, eso implica tratar de controlar el orden público como sea, incluso metiendo a dirigentes opositores en la cárcel.

Las arremetidas contra la disidencia tiene el mensaje claro: irse representa traición. Ante el escenario complicado que viene, el gobierno debe cerrar filas y evitar que se sigan sumando detractores en contra de la ANC. Ya sea con el discurso democrático o mal poniendo y desacreditando a los “traidores” al escrutinio público, el gobierno utiliza todo su poderoso aparato comunicacional para deslegitimar a sus adversarios.

El gobierno sabe que el 30JUL2017, cuando se elijan a los Constituyentes, es una fecha importante y que le dará el sustento para hacer practicamente lo que quiera, sin frenos institucionales. Ante ello, el despliegue de toda la FANB, será primordial.

Para frenar la acometida del boicot, seguramente no se abrirán todos los centros electorales y así tener un mayor control de las elecciones, donde habrá un despliegue militar importante, así como el de la milicia, de colectivos, y hasta puede haber de los CLAP (Facultados por el Decreto de Emergencia Económica para controlar el orden público) y así poder controlar la situación.

El diálogo, aunque ha sido el punto de bandera del presidente Nicolás Maduro para que la oposición deje las calles, dependerá de la presión efectiva del ámbito internacional y cómo se desarrolle internamente el posible boicot de la oposición. El 30JUL2017 si se presenta la violencia que se prevé, puede generar la excusa para que tanto organismos multilaterales, como Estados unilateralmente, tomen medidas en contra del gobierno venezolano.

El gobierno actualmente no tiene la intención de dialogar, debido a que está llevando el tiempo de los procesos políticos y no tiene incentivos suficientes para ceder en un proceso de negociación, partiendo del hecho que el diálogo representaría para el gobierno dar garantías a una oposición que tiene poco que ofrecer. Si la balanza está inclinada hacia el gobierno, como actualmente lo está, e proceso de dialogo quedará en una entelequia.

Existe un punto de honor, y es el que le preocupa al primer mandatario según sus últimas alocuciones: un posible boicot o complot a lo interno del chavismo y de la FANB. Esta puede ser la principal amenaza real que vislumbra el presidente Nicolás Maduro, no obstante, el chavismo cierra filas y no se sabe nada de lo que hasta ahora algunos analista han denominado “la implosión” del chavismo. 

 Prometeo Consultores monitoreosprometeo1@gmail.com

Post to Twitter

Escribe un comentario