El Montillismo, elemento de discusión

Por • 23 abr, 2011 • Sección: Nacionales

Nery La Cruz

Probablemente haya algunos socialistas que no ven con simpatía los apelativos de las tendencias en el PSUV, cuando están referidas a individualidades erigidas en líderes máximos de la tendencia en cuestión. Pero son denominaciones en base a realidades incontrastables. Por eso existe para siempre el marxismo, el leninismo, el trotskismo, el Chavismo etc.

Han sido corrientes y tendencias marcadas por una acción y una conducta histórica en donde una individualidad marca la pauta. Y el montillismo en Falcón es una realidad histórica que dará nutrimento a la discusión y al debate cuando se analicen los resultados del hecho político falconiano de los últimos diez años. Pero deberá ser una discusión sin exenciones y reconociendo liderazgos. Con una definición profundamente autocritica, que ayude a edificar y no a exterminar posiciones. Por eso la trascendencia del socialismo pone en la mesa de la discusión las herramientas básicas que orientan la discusión.

Se trata de la dialéctica como procedimiento para acercarse a la realidad y el materialismo histórico como secuencia de hechos concretos que coadyuven a la interpretación de esa realidad. Y en ese orden de ideas el reconocimiento al trabajo político, a los liderazgos y al logro de acometidas gubernamentales es de singular importancia. Desconocer por ejemplo, los logros electorales del montillismo es un error. Excluir en la discusión los reconocimientos de Chávez a Jesús Montilla hasta el punto de aprobar su designación como vicepresidente regional del Psuv, es impropio. Omitir los logros de gestión de gobierno resaltando solo los eventos con debilidades puntuales, es inoportuno.

Y quizás en éste contexto esté el hecho de que alguna tendencia con ánimos de desplazar el montillismo, haya fracasado en el intento. Por que el más grande de los errores consiste en pretender la supresión de una tendencia y no coadyuvar al nutrimento y fortalecimiento en la búsqueda de una orientación isotrópica del cuerpo socialista. Y porque se pueden desplazar liderazgos, pero las tendencias son renovables, nunca suprimibles. Y en otro orden, atacar el método de cooptación como procedimiento para seleccionar los Equipos de Trabajo del PSUV, sin ver mas allá de que se trata de una estrategia del partido para atraer aguas abajo nuevos cuadros, trascender las periferias del partido y re captar los que se han alejado, es una ligereza.

Es necesario retomar entonces una discusión en el marco de los mejores alientos para el proyecto de que se adelanta. Toda iniciativa desde afuera, que aborde el desbaste de tendencia alguna, sin otro propósito que su sustitución insensata, no tendrá cabida ni siquiera en la discusión que la dialéctica más elemental viene indicando.

Fuente: http://www.aporrea.org/regionales/a121960.html

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , ,

Escribe un comentario