El Táchira y la violencia

Por • 6 mar, 2014 • Sección: Nacionales

Luis Fuenmayor Toro

Caracas 05/03/2014. Hace años denunciamos la toma del Táchira por paramilitares colombianos y guerrilleros del ELN (ÚN, p. 63, 10/5/2006), quienes se repartieron su población y su geografía para el cobro de vacunas. Dijimos que el problema existía también en el Zulia. Hubo luego reportajes periodísticos más extensos, que cualquier gobierno preocupado por la integridad territorial y bienestar del país hubiera tomado en cuenta y actuado en consecuencia. El amor de Chávez con las guerrillas colombianas y sus planes megalómanos de llegar a influir profundamente en la política colombiana llevaron a que no se hiciera nada y la situación progresara hasta el nivel actual del casi no retorno.

A esa grave situación sufrida por los tachirenses, hay que agregar las calamidades del resto del país, allá multiplicadas por diez por ser territorio fronterizo, no bien visto por el Gobierno de “todos los venezolanos” y víctima del contrabando de extracción. Ante la inseguridad, inflación, escasez, corrupción, falta de servicios públicos, de combustibles y el sufrimiento derivado de mandatarios nada identificados con las necesidades de la gente, cualquier hecho negativo desencadena una protesta que se extiende y crece de forma rápida, sin necesidad de avivarla artificialmente. Razones para protestar hay muchas más que en el resto del país.

La respuesta gubernamental ante las protestas fue decisiva en su duración y extensión. Si bien apedrear la residencia de los gobernadores puede no ser una acción plausible, manipular con el cuento de que se quería lastimar y secuestrar a la familia del gobernador es una canallada, pues todo el mundo sabe que la familia de Vielma Mora no vive allí, sino en una urbanización bien custodiada, a la cual no habría podido llegar ningún manifestante. Detener y maltratar a los jóvenes reclamantes y trasladarlos a la peligrosa prisión de Coro, lejos de sus familias, es un acto de regímenes pinochetistas que deja como cínicos los llamados de paz de Maduro. 

Todo parece hecho como para producir la violencia que hemos sufrido y favorecer las acciones de quienes buscan salidas inconstitucionales. Habría que saber si en las filas del Gobierno hay gente con una agenda contraria a la oficial o si las contradicciones internas impiden respuestas más coherentes.

Ex rector de la UCV 

Leer más en: http://www.ultimasnoticias.com.ve/opinion/firmas/luis-fuenmayor-toro/el-tachira-y-la-violencia.aspx#ixzz2v8drifWD

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , , ,

Escribe un comentario