Elías Jaua y Andrés Giussepe tapando huecos

Por • 15 oct, 2020 • Sección: Nacionales

Amaranta Rojas

12/10/2020. Guacharaco Carrao, una de las cosas más crueles que le pueden suceder a un revolucionario, es llenarse de mentiras o meterle un tiro a su consciencia. No sé Carrao, pero si le pones cuidado al «debate» sobre el proyecto de Ley AntIbloqueO, notarás que hay poca gente que sabe de mucha gente que están siendo sometidas a un intenso proceso de alienación y se aprovechan de esa situación para tener un terreno muy fértil e imponer sus manipulaciones.

Carrao, como ya debe de saber, sigo a muchos grupos en las redes y observé. Por ejemplo, en un grupo WhatsApp, que el análisis de Luis Brito García no produjo casi ningún comentario o reacción en los maduristas. No digo ninguno Carrao, para que no vayas a dudar de lo que digo. Pero ese artículo, hecho por uno de los intelectuales venezolanos más sólidos, no produjo casi nada. Ni una palabra casi Carrao. Es como si hubiesen bajado la orden: Prohibido leer y repitan conmigo. Observé también, cómo un artículo de Andrés Giussepe fue calificado (en ese grupo) casi de excelente. Sirvió para concluir así tan rápido y con un «largo» y «profundo debate», que los otros no tenían razón.

Carrao, ¿sabes qué dice Giussepe en ese artículo?

Más o menos Carrao, Giussepe dice que el tiempo no existe. La historia está fría y comienza en Venezuela. Nos sugiere, que Maduro inicia (ahora si) su gobierno con la aprobación de la llamada Ley Antibloqueo. Necesita una oportunidad porque tiene derecho y no ha tenido esa oportunidad. La llamada Ley Antibloqueo le garantiza hacer maravillas. Palabras más palabras menos Carrao, esto que te digo, es un apretada síntesis de lo que en forma más o menos oculta, dice Andrés Giussepe en su artículo.

Pero vamos a registrar algunos detallitos (¿argumentos?)con los cuales Andrés Giussepe convenció a esta gente tan revolucionaria. Sostiene Giussepe, que » los críticos del proyecto de Ley sólo quisieron ver algo que no existía (la posible privatización y entrega de nuestros activos a intereses extranjeros), algo muy difícil de ejecutar en un país altamente politizado y lleno de defensores del nacionalismo petrolero y de las empresas básicas en manos del Estado». La gente se propuso ver cosas que no están. En verdad Carrao, quién se cree hoy, que somos un país altamente politizado, si el pueblo no es capaz de elegir un consejo comunal ni un candidato a concejal. Dijeron que iban a aprobar la ley y la aprobaron en un tiempo récord y para más broma Carrao, ni los que forman parte de la soberana ANC en el momento del «debate», tenían el proyecto en la mano. Les leyeron los capítulos, dieron una orientación de que eso estaba machete y: ¡Aprobado! ¿Giussepe plasmó en su trabajo, qué fue lo que quisieron ver y no estaba en la ley? Nada digo sobre esos temas. Ha debido explicarlo.

Hubo gente que dio sus puntos de vistas, pero se sabe Carrao, que la Ley quedó sin modificaciones significativas y si Luis Brito García dijo sobre el proyecto lo que circuló y leímos en su artículo; la Ley tiene un gran déficit constitucional.

¿Cuál debate? ¿Cuál politización? Giussepe sabe que hay mucha gente por ahí alienada, no hubo un tiempo, en este país, en el cual, alguien entregó así como así, nada más y nada menos, que casi el 12% del territorio nacional, ubicado en ese lomito que llaman el arco minero. Una privatización que no necesitó Constitución ni Ley Antibloqueo.

Luego Giussepe dice: «Es una ley que busca desarrollar una nueva economía no atada a los intereses transnacionales estadounidenses, de aquellos que nos hacen daño con fines políticos, hasta llegar a cometer crímenes de lesa humanidad contra nuestra población. En contraste, la Ley más bien promueve la defensa y promoción de nuestros empresarios, de los inversores extranjeros en el país no aliados a Estados Unidos y sus transaccionales, del impulso al comercio exterior y da herramientas para la defensa de los intereses nacionales» O sea Carrao, si le pones cuidado, esto es una versión mejorada de Wilmar Castro Soteldo. Es mandar muy lejos (como para el carajo) el objetivo histórico N° 1 de aquello que Chávez llamó Programa de la Patria que transformaron en Ley y con ella como ley, no hicieron nada. No ha servido para nada. Cómo es que con aquella ley no y con esta si van a realizar el milagro de «desarrollar una nueva economía». El tiempo , por ahora, no existe. Dice este economista, que una de las cosas que más le gusta de esta ley llamada antibloqueo, es que a través de ella, «el Estado puede firmar alianzas con entidades del sector privado nacional para desarrollar estrategias que permitan mejorar la producción de bienes y servicios en empresas estatales, mejorar su eficiencia…..» Antes no se podía firmar convenios con empresarios y nada de eso. Toda la historia anterior no existe. www.aporrea.org/economia/a296079.html

Ay Carrao, Giussepe dice que el artículo 33 de la Ley «es de avanzada» ahora así van a darle inicio al «proceso de industrialización socialista que tanto pregonó Hugo Chávez y que ha insistido el presidente Maduro. Permite (sigue diciendo Giussepe) desarrollar programas para el estímulo de la inversión en los emprendimientos o iniciativas sociales por parte de los profesionales, técnicos, científicos, académicos, empresarios y grupos u organizaciones de trabajadores y trabajadoras del sector público o privado y del poder popular organizado, en proyectos o alianzas en sectores estratégicos.». Captas Carrao, ahora el verbo que más suena es van. Aprobada la Ley, todo va estar de maravilla. La historia anterior no cuenta mucho porque ese tiempo no existió. No hay tiempo y por eso a tal Giussepe, se le olvidó todo esa masa monetaria que la corrupción se tragó con muchos proyectos fantasmas o plantas que sirvieron para negocios personales. No dice Giussepe, cómo la llamada Ley Antibloqueo acabara con eso de la robadera.

Ahora si Carrao, con la ley llamada antibloqueo, las promesas si van en serio. Con esta ley, ahora si se van a «generar políticas públicas orientadas a promocionar, fortalecer y reestructurar aquellas instituciones del Estado relacionadas con el tema económico productivo requerido para incentivar el potencial de emprendimiento nacional en el corto plazo y mediano plazo. Porque no hay tiempo que perder en reformas legales, de resoluciones o debates parlamentarios para resolver eslabones fundamentales que conlleven a crear condiciones de seguridad, confianza, financiamiento y más apertura a las inversiones extranjeras para el desarrollo de un parque industrial y comercial nacional, independiente y protegido de las amenazas imperiales, que permita reiniciar un proceso de crecimiento económico sostenido, garantizando los derechos de propiedad claramente reconocidos y sancionados en nuestra Constitución». Faltaba esta ley.

Antes, no se podían generar políticas públicas. La resolución 2792 que le quitó a los trabajadores y trabajadoras conquistas ganadas con la lucha sindical, no es una política pública. Roerle a los trabajadores sus menguados ingresos con el IVA y las reformas que la soberana ANC le realizó a la ley que establece el IVA, no es una política pública. Eso es nada. Los ricos son más ricos y los pobres más pobres porque a los pobres les ha dado la gana ser pobres y a los ricos les ha dado por ser más ricos. Así de facilito.

Bueno como si todo esto fuera poco, Elías Jaua se nos vende ahora como un Ni-NI para tontos. Un tiro para los Chavistas críticos y una manito por la espalda a los otros chavistas. Al final, Elías Jaua sigue en su calvario. El primer gran embuste que no tira Elías Jaua en este nuevo artículo (El chavismo está vivito y coleando) está recogido casi al final. «la voluntad de convencer antes que imponer son claves para mantener unida y moralizada una fuerza que enfrenta la más grave agresión extranjera de los tiempos modernos». Elías Jaua nos vende el tremendo embuste, que en esto de la llamada Ley Antibloqueo, se produjo un amplio y largo proceso de discusión y de convencer. www.aporrea.org/actualidad/a296116.html

Jaua nos jura, que hubo un debate en esto de la Ley llamada antibloqueo. Casi que dice, que el Poder Popular, los sindicatos del país y las organizaciones políticas fueron oídos en una especie de congreso y sus visiones y propuestas están recogidos en la Ley. Él se atreve a meternos este embuste del «debate», porque hubo mucha gente que opinó y con eso, Jaua nos quiere argumentar su embuste.

¿Chela, pero no hubo debate?

Carrao, efectivamente mucha gente opinó, pero a la dirección política del PSUV y a la ANC, todo esto le supo feo. Elías, Jura que hubo un debate para meternos su embuste, pero él todavía no sabe, si la versión que circuló del proyecto de Ley fue oficial. Sabe que hubo un debate, pero está seguro también, que la ley se discutió con la lectura por capítulos en la ANC . Sabe Jaua, que en el debate «no faltaron e las exageraciones y descalificaciones de lado y lado». Lo importante para Jaua en el «debate», fueron las descalificaciones pero no hay un ligero esfuerzo en Jaua, que le permita explicar o justificar, cómo se debatieron la ideas y cómo se recogieron esas ideas, en la ley. No precisa nada de eso.

Elías Jaua está muy seguro, que por las exposiciones, «Petróleos de Venezuela no será privatizada y que no renunciaremos a la plena soberanía sobre nuestros hidrocarburos y demás recursos naturales. Muy importante que esto se haya dicho en la plenaria, ya que en las actas quedó plasmado el espíritu de los y las constituyentes convirtiéndose en fuente de derecho para futuras diligencias jurídicas». No sé guacharaco Carrao, si el acta es otra ley anexa y lo dicho por cualquier miembro de la ANC es una norma. No sé tampoco, cómo serán los espíritus de los constituyentes. En vivo, son tan escandalosamente ingeniosos, activos y creativos. Supongo entonces Carrao, que sus espíritus son tormentas y huracanes con fuerzas descomunales. están

En conclusión, Elías Jaua está convencido, que la ley es muy buena y que ella se aprobó bajo un debate, donde el PSUV, se vio obligado a tomar las opiniones: «… este debate forzado por la fuerza de la opinión ha permitido evidenciar la posición de amplios sectores del Chavismo dispuestos a defender los valores fundacionales de la Revolución Bolivariana y de las banderas históricas de los sectores patrióticos, de la izquierda y del movimiento popular revolucionario en Venezuela.» No deja de tener alguna razón Elías Jaua, amplios sectores dispuestos a defender valores y el PSUV no tiene interés en eso.

Carrao, como dice Mamanta, ¡Ay mijito! Creo en Dios Padre. En verdad se creen, que todos somos una cuerda de pendejos. No todos Carrao.

Articulo leido aproximadamente 605 veces

www.aporrea.org/economia/a296155.html

Post to Twitter

Escribe un comentario