Evo debió inmolarse, según Luis Britto. Al mojao échenle agua

Por • 21 nov, 2019 • Sección: Nacionales

Eligio Damas

20/11/2019. Luis Britto García ha escrito un artículo titulado «Bolivia en el corazón», que colgué en mi Blog y puede leerse siguiendo este link, https://deeligiodamas.blogspot.com/2019/11/bolivia-en-el-corazon.html, porque parece interesante discutir este tema. Lo es porque los juicios de Britto, a nuestro parecer, ponen en duda la conducta de Evo Morales y provienen de alguien con mucho prestigio en Venezuela y, siendo así, pueden tener mucho efecto.

Es cierto, como solía decir Chávez, «Águila no caza mosca», y es cuesta arriba y hasta como un atrevimiento que, adentro, en la izquierda venezolana, alguien pretenda refutar a un personaje con tantos méritos. Y es además, una perdedera de tiempo porque el aludido, «el Águila», como suele suceder, ignorará a la mosca, aunque esté de por medio un «Águila» como lo es el indio aimara que ya no es el presidente de Bolivia y ésto es una desventaja.

Pero aparte de no compartir ese juicio, avalado por argumentos como contradictorios, me asombra la rapidez y hasta desenfado de Britto para enjuiciar a Evo, mientras logra un admirado equilibrio y hasta comedimiento cuando se trata de Maduro, que si bien nadie lo ha tumbado si hace mucho, o deja de hacer, como para que lo tumben, mientras muchas águilas se conforman con callar y hasta disimular quizás para no interrumpir sus raudos vuelos.

Califica Britto de error la renuncia del presidente y pone como ejemplo la conducta de Chávez en el 2002 y, además, para fortalecer lo dicho, hace alusión a lo que entonces se dijo le recomendó Fidel Castro de «no renuncies, un presidente depuesto es una papa caliente para el agresor». Pero también, según Britto mismo, el lider cubano dijo al venezolano, «no te inmoles»; que significa, no desperdicies la vida, resguárdala.

Advierto, comparto mucho de los juicios emitidos en el artículo «Bolivia en el corazón», como que «Contra todo proceso progresista hay sentencia de muerte, por golpe, por invasión, magnicidio o judicialización.» Lo que parece hablar en favor de lo que hizo Evo.

Y uno lo sabe porque es «historia viva». Es lo que ha sucedido sobre todo en América Latina. Basta sólo haber llegado a la edad nuestra y oído emisoras y leído por encima los diarios, aunque sean «periódicos de ayer».

También creo «no se contiende con adversarios legalistas, éticos ni humanitarios». Y vengo diciendo en muchas circunstancias eso mismo que dijo Britto, «es responsabilidad de los progresistas sobrevivir», porque a esos adversarios no se les agua el ojo para llevarse en los cachos a cualquiera.

En su artículo, Britto da cifras que revelan la extraordinaria gestión de Evo en función de presidente; el mejor que ha tenido Bolivia en gran parte de su historia, desde la perspectiva de los inetereses populares. Y por eso, como también lo dice el iluste escritor, lo tumbaron el Imperio y los magnates bolivianos. Esas cifras, puestas en el artículo «Con Bolivia en el corazón», en buena medida, reflejan como Evo mejoró la vida del boliviano y son una denuncia contra muchos de los gobiernos de América Latina, incluyendo el nuestro. ¡Cuánto quisiera que en Venezuela se alcance lo que los bolivianos con Evo! Y esta, nuestra frustración, que uno expresa diariamente, no se explica solamente por la injerencia gringa. Y de eso, hay quienes nada dicen.

Pero justamente, al margen de quien lo haya dicho, Evo estaba obligado a no inmolarse. El Chávez que va de Miraflores a Fuerte Tiuna a reunirse con los golpistas, no es el indio Aimara de Bolivia que «solamente» goza de un enorme respaldo en su pueblo, sobre todo el originario. El barinés es el lider popular y militar que encabezó el movimiento del 4 de febrero y tiene del ejército el respaldo del cual todos conocemos. Los alzados sólo eran generales sin tropas. Y mantuvieron el control de la situación hasta tanto los acontecimientos que se desarollaban velozmente, llegaron a impactar al resto de la oficialidad media, baja y hasta la tropa ganada por el carisma de aquel jefe rebelde y el agitar del movimiento popular. Eso bien lo esperaban Chávez y Castro.

Y como el mismo Britto permite decir, aquél ejército del 2002, como el de ahora de Venezuela, no es el mismo boliviano.

No obstante, es sabido, por declaraciones que dieron los alzados del 2002, hasta Carmona Estanga, en sus planes estaba, el de «en última instancia», asesinar a Chávez. El propio presidente contó que, estando en prisión en una de esas bases militares del centro del país, hubo un enfrentamiento entre quienes le cuidaban, donde un suboficial, al mando de un pequeño grupo, dijo a otros, «si tocan a este hombre nos matamos entre nosotros.»

Fue Chávez un líder en el frente de masas y también en el seno del ejército y es hasta una perogrullada repetirlo. Y eso, tener apoyo de masas y en el seno del ejército, en bastante magnitud, pudo regresarlo al poder en pocas horas. Y eso hace aquello distinto y distintas las circuntancias de Evo.

El compañero Salvador Allende Gossen, intentó resistir por aquel bello sueño que debía abrir las alamedas y le asesinaron; el resultado fue una larga dictadura y la destrucción de aquel bello movimiento popular que levantó con esfuerzo y ahora, sólo como por la magia de su recuerdo, pareciera tomar vida 4 décadas después. Allende, como Evo, no tuvo apoyo militar. Y el ejército con el apoyo de EEUU, masacró al pueblo y terminó acallando toda protesta.

El norteamericano Noam Chomsky, filósofo y escritor, como Britto Garcia, con 72 horas de anticipación al golpe, denunció que EEUU tenía planes de darle un golpe y asesinar a Evo Morales. El misno Britto dice que contra todo «proceso progresista hay sentencia de muerte».

Estoy de acuerdo con lo dicho por Britto que, » Todo gobierno progresista debe desarrollar políticas de unión cívico militar: uno de los factores que ha contribuido a que el progresismo en Venezuela sobreviva a todos los atentados y arremetidas violentas y lleve dos décadas en el poder.»

No obstante, tal argumento, va en linea contraria a lo sustentado por el conocido escritor cuando sostiene que Evo no debió renunciar, pues precisamente en eso está la mayor debilidad del presidente boliviano. Creo que Britto «se corta con su propio cuchillo», como decimos los cumaneses en estos casos.

Evo viene de los estamentos indígenas, no militares. Y el ejército y la policía boliviana son, como el propio Britto los caracterizó. Lo que pudiera reclamársele, cosa como poco fundamentada, es no haber construído el vínculo cívico militar que aquí fue posible. Como uno reclama a Maduro y los suyos coherencia y acción con el compromiso popular y la responsabilidad con los demandas populares. La buena fe no basta.

De manera que Morales no dispuso de las ventajas de Chávez, no sólo para enfrentar este proceso golpista y menos para reveritirlo inmediatamente en los términos que parece exigirle Britto.

En su caso, el de Evo, no inmolarse, como pidió Castro a Chávez, significó optar por la acción que tomó, que le salvó la vida y mantiene viva la lucha y hasta la posibilidad de regresar al poder aunque sea para terminar su período; fortalecido él e intacto el movimiento popular. Y así sería un éxito para encarar las nuevas elecciones.

Si, es cierto aquello que, «un presidente depuesto es una papa caliente», sin importar quien lo haya dicho; pero un presidente o lider como Evo muerto, es sólo un cadáver frío. Ahora, con Evo en México, llevado allí por el empeño de AMLO para salvarle la vida y, según mucha gente también se lo recomendó Maduro, el pueblo boliviano en la calle y la gente del MAS reencontrándose, en verdad «es una papa caliente» en manos del imperio y sus lacayos; unos enemigos que no son «legalistas, éticos ni humanitarios».

Si comparto con Britto, porque es como demasiado obvio, Evo cayó en lo ingenuo de darle a la OEA y a ese personaje ruin que es Almagro, «vela en ese entierro». Fue como ponerse la soga en el cuello. Y en eso si es verdad que no cae Maduro. Britto en esto tiene toda la razón

Y como dice el propio Britto, «es responsabilidad de los progresistas sobrevivir» y eso significa no inmolarse, salvar la vida individual y colectiva y mantener incólumes las fuerzas, organización y capacidad de lucha. Como no permitir que al pueblo lo acribillen con las balas de fusil o las del hambre.

Articulo leido aproximadamente 695 veces

https://us.hidester.com/proxy.php?u=eJwBMADP%2F3M6NDA6IuzIee12K9pkBu8qe6jSzAN0GxRQspoD6YEc%2F4THyV8J7OWKEbhnUa8iOxtOFnU%3D&b=7

Post to Twitter

Escribe un comentario