La escogencia de candidatos

Por • 19 dic, 2012 • Sección: Nacionales

Luis Fuenmayor Toro  

No pretendo teorizar sobre la democracia participativa de las bases o del pueblo organizado en la selección de candidatos, ni cómo eso puede perfectamente ser substituido por la decisión del líder máximo, a quien además se le debe una lealtad que le permite hacer cualquier cosa, por más insensata que parezca. Sólo quiero recordar cómo y dónde se escogían los candidatos presidenciales en el pasado adeco-copeyano y compararlo con lo ocurrido en Venezuela en los últimos 14 años.

Los adecos y los copeyanos hacían unas convenciones nacionales con delegados electos en sus partidos, en las que se presentaban los aspirantes y se decidía por mayoría de votos de los asistentes. Estas convenciones eran sitios de enfrentamientos de los distintos grupos y lugar donde los grandes líderes invariablemente efectuaban sus presiones, pero no siempre podían imponer sus deseos. Luis Herrera, por ejemplo, fue candidato de Copei contra la voluntad del máximo líder y fundador del partido.

Algunas de estas reuniones, incluso, podían llevar a la división de los partidos por el enfrentamiento entre los sectores emergentes con los grupos dominantes tradicionales. Así, el desconocimiento por éstos del triunfo de Prieto Figueroa como candidato de AD, llevó a su división y a la aparición del Movimiento Electoral del Pueblo con Prieto como candidato propio, quien enfrentó al candidato adeco y lo llevó a la derrota, así como a la primera victoria de Copei y primera presidencia de Rafael Caldera.

Se utilizaban mecanismos de presión impropios de los delegados, como el caso del famoso «hombre del maletín», mecanismos mejorados y ampliados por el MVR y el Psuv sobre delegados, voceros y los votantes en general. Allí están las viviendas, neveras, televisores, lavadoras, secadoras, cocinas, motocicletas, rústicos, becas, préstamos y ayudas, a personas, familias, comunidades y consejos comunales, por el candidato presidencial o por sus designados a las gobernaciones, incluso en casos donde éstos no ejercían funciones de gobierno.

Aquellas escogencias siempre se realizaron en Venezuela, jamás en el exterior. Esta es una gran diferencia con lo que hoy ocurre, donde el aval del Gobierno cubano es fundamental en esta materia ante la indiferencia de tirios y troyanos.

http://www.ultimasnoticias.com.ve/opinion/firmas/luis-fuenmayor-toro/la-escogencia-de-candidatos.aspx

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , , , , ,

Escribe un comentario