La impoluta

Por • 3 oct, 2022 • Sección: Nacionales

Enrique Ochoa Antich

02/10/22 – Así que llega la señora Machado y acusa con su índice fulminante a todos los demás:

-¡Culpables de la derrota! ¡20 años de fracasos! Aquí vengo yo a cambiar eso…

Y digo yo: un momento, un momento, a ver, saquemos cuentas…

Que yo recuerde, el primer Gran Fracaso, crimen contra la democracia y el país… ¡y contra la oposición misma!, el golpe militar-empresarial del 11A, contó con su entusiasta, presurosa y apremiada rúbrica, en Miraflores, aquella negra noche de la autojuramentación de Pedro el Breve. ¿O no, María Corina?

0/1 en tu contra.

Luego vino la orgía de estupidez y destrucción que fue la huelga petrolera.

-Indefinida debe ser… hasta que caiga el tirano: ¡Chávez vete ya!, recuérdote desgañitándote, mientras otros pedíamos que fuese de 24 horas tan solo.

Y murió por inanición el paro de los disparates y las ligerezas. ¡Ay, María Corina!

0/2 en tu contra vamos.

Luego condujiste desde Súmate la jornada del revocatorio. ¿O no? Y fuimos derrotados. Y a la derrota del voto añadimos la de nuestra propia necedad: delirar de un fraude inexistente, sembrando dudas en el voto, principal arma nuestra, para que así perdiéramos por paliza las elecciones regionales que seguían, yerro en el que tú fuiste estrella rutilante.

0/3 vamos en tu contra.

Como si todo esto no fuese suficiente: regalar la F.A. y PDVSA en 2002 y herir de muerte la credibilidad en el voto en 2004, te inventaste un falso positivo, o una simple y frenética fantasía, con aquello de las «captahuellas» que vulneraban el secreto del voto, burda estafa, María Corina, como hoy sabemos, y nos arrastraste a la estulta abstención en las parlamentarias de 2005… y de esta guisa se regalaron todos los Poderes Públicos, lo que se ha pagado caro, muy caro.

0/4 vamos, querida.

Y cuando, candidatura de Teodoro mediante, removimos las aguas estancadas, y dimos un «golpe de timón» a la nave, y volvimos a la ruta electoral, y reagrupamos las fuerzas en 2006… ¡y, gracias a ello, en 2007 se le ganó un referendo al más poderoso Chávez! (dos aciertos, María Corina, cuyo sentido profundo te tomó por sorpresa), tú te quedaste rezagada en el loco pantano extremista llamando a la abstención (de broma y nos haces perder el referendo).

Y así vamos 2/5. Es decir: dos estrategias victoriosas de las cuales tú no participaste y cinco fracasadas a las cuales te diste por entera.

Finalmente sí, empujada por la muchedumbre que venía detrás, medio perpleja y atónita, sin entender el contenido de la nueva política, te dejaste llevar, y entramos en el largo y fecundo período de 10 años de aciertos que no contabilizaré ni a favor de unos, ni a favor de otros, porque, aún a regañadientes, tú lo compartiste: en 2008 y 2009 ganamos las principales gobernaciones y alcaldías, en 2010 la MUD obtuvo por primera vez más votos que el PSUV, en 2013 se estuvo cerca de ganar la presidencia, y en 2015 se ganó la AN.

No puedo dejar de subrayar la miseria humana con la que has acusado a tus compañeros del G4 de haber sido cómplices en el plan de sacarte de la AN. ¿En serio, María Corina? ¡Dios! No se puede llegar a tanto, señora mía… Eso no se hace.

¡Ah!, y por cierto, entre 2013 y 2015, hubo otra de tus habituales tropelías: ¡acababan Maduro y el PSUV de ganar de calle los comicios municipales de 2013, y tú y tu socio de desquicios, Leopoldo López, impulsaron comenzando 2014 La (mal llamada) Salida, otro de esos brotes de peste extremista (como el de 2002, como el de 2017, como el de 2019), estrategia en todo fuera, absolutamente fuera del curso de la estrategia de la ruta democrática pactada por la MUD de entonces. Fracaso sangriento, por demás.

2/6 en tu contra, María Corina.

¿Y no que eras la impoluta? ¿No que tu historial no tenía mancha alguna de derrota?

Pero es que hay más: en 2016 y 2017 tú fuiste la que más insistió en recurrir a aquellas ridículas estrategias, o tácticas, de: 1. El abandono del cargo; 2. El TIAR; 3. Las sanciones y el ruego de invasión, de hinojos a las puertas de la Casa Blanca, en tiempos de tu admirado Trump. Y creo que se me escapan algunas otras: ¡fueron tantas! Pero tres errores en fila. ¿Qué tal?

¡2/9, María Corina! Porque, para ser justos, no te cuento bufonadas como las de Cúcuta, el 30A en La Carlota, o los mercenarios de Macuto, indignidades de exclusiva responsabilidad del dizque «interino».

-La equivocación estuvo en no haber tenido más coraje cuando tocaba avanzar, exclamas confundida.

Sí, claro, como decirle a alguien que equivoca el rumbo y llega al borde de un precipicio, que su error está en no tener la valentía, en ese momento crucial, de dar un paso al frente.

Entonces, María Corina, querida: ten un poquito de humildad. Son 2 aciertos, rechazados por ti, en 2006 y 2007, que condujeron a decenas de victorias: en centenares de municipios, en decenas de estados, en un referendo, en la AN, frente a 9, ¡9, María Corina!, fallos, desaciertos, desatinos, por no decir indignidades y traiciones a la Patria, de todos los cuales participaste con roles protagónicos, Grandes Fracasos que condujeron a enormes derrotas y a larguísimos períodos de reflujo en las luchas populares, y, además, a fortalecer las corrientes menos democráticas al interior del régimen autoritario. Bonito favor el que has hecho como para que ahora te presentes como la impoluta.

Si algo se requiere aquí, en este país nuestro, aporreado y dolido, es de un proyecto: programa, organización y liderazgo, que, colocándose más allá del pleito, no por encima sino reconociendo y asumiendo como propias las culpas y errores de todos, logre integrar a la nación. Porque es con la participación de todos, perdonándonos, encontrándonos, que Venezuela podrá salir adelante. Sólo cuando lo comprendamos podremos comenzar la tarea.

Articulo leído aproximadamente 309 veces

www.aporrea.org/oposicion/a316056.html

Post to Twitter

Escribe un comentario