La vaina es contigo

Por • 26 oct, 2020 • Sección: Nacionales

Alonso Padrón

 25/10/2020.Los trabajadores de base ante la inacción de los sindicatos debemos encontrarnos para organizarnos y movilizarnos según una agenda común acordada, que incluya la propuesta de los trabajadores y un cronograma de movilización nacional. Entendemos el estado anímico de desesperanza, y del horizonte de expectativas en el futuro que al día de hoy tienen los trabajadores venezolanos. El Gobierno del presidente Nicolás Maduro es el responsable sin lugar a dudas de toda la situación de precariedad en la que se encuentran los trabajadores venezolanos.
Muchos esgrimen, empezando por el gobierno el Bloqueo Económico y las sanciones lo cual entra en franca contradicción en palabras del mismo gobierno cuando antaño lo que llamaba dólar criminal se convirtió en discurso del gobierno en dólar paralelo. Más aun el dólar oficial en ocasiones ha superado al dólar criminal en hasta 9000 bolívares que a estas alturas ni es soberano ni es fuerte. El 20 de agosto del año 2018 en cadena nacional el Gobierno del presidente Nicolás Maduro anuncio al país el gran robo y estafa que significo para la clase trabajadora venezolana EL PLAN DE RECUPERACIÓN ECONOMICA, CRECIMIENTO Y PROSPERIDAD. Ese día el país entero y la Clase Trabajadora Venezolana fue testigo del despojo del que fue objeto.
Entre las medidas económicas anunciadas estaba contemplado igualar el salario mínimo a medio Petro lo cual nunca se materializo. Por el contrario y a la par del engaño fueron los trabajadores despojados de sus prestaciones sociales, fideicomisos, seguros de HCM, Cajas de Ahorro y suprimidas las convenciones colectivas mediante el memorando 2792 del Ministerio del Trabajo. A partir de ese momento la clase trabajadora vio deteriorarse sus condiciones económicas y su estado de bienestar hasta la miseria económica.
Los trabajadores venezolanos hoy son testigos silenciosos del estado de indefensión en que se encuentran por parte de un gobierno que administra la miseria e implementa un plan de control social que no permite el desarrollo y la libre determinación del sujeto histórico como instrumento para la transformación económica con crecimiento y desarrollo social.
Durante el ejercicio del Gobierno del difunto presidente Hugo Chávez se crearon organizaciones sindicales y gremiales que hoy permanecen en absoluto silencio, avalando medidas de corte neoliberal que han provocado la miseria de la clase trabajadora venezolana. Los ejemplos sobran y uno de ellos es el desempeño de organizaciones sindicales como la Federación de Trabajadoras y Trabajadores Universitario de Venezuela (FETUV) y sus sindicatos afiliados que junto al Ministerio del trabajo y las Inspectorías del trabajo lucen inexistentes para darle repuesta a las agresiones diarias que sufren los trabajadores públicos y privados.
Ni sindicatos, ni Ministerio del Trabajo sirven a los fines legales, morales y éticos en defensa de la clase trabajadora venezolana. Entendemos el estado de postración, indefensión, apatía, desesperanza y alienación en que se encuentran los trabajadores venezolanos que en su estado de necesidad individual no piensa en soluciones colectivas antes que en soluciones individuales que significan miseria para el presente y también para el futuro. La vocería del gobierno no ha dejado margen para la duda en contra de los trabajadores.
Por un lado Jesús Faría economista neoliberal que se asume como comunista bloquea e impide un aumento salarial que según provoca inflación. El tiempo nos ha dado la razón y hoy todos los trabajadores saben que un salario digno no es causa de inflación la cual no se ha detenido a pesar de la desaparición de miserables aumentos salariales a los que nos tiene acostumbrado el gobierno de Nicolás Maduro con su política económica de “levantar la barbilla” durante todo este tiempo. Ver: https://www.aporrea.org/actualidad/a296384.html Por el otro lado hay voceros como Saúl Ortega quien plantea que la Ley Antibloqueo es para escenarios de guerra, pero guerras donde los únicos muertos los pone la clase trabajadora y son los únicos sacrificados junto a familias enteras incluyendo niños y personas de la tercera edad. Nuestros jubilados y pensionados no pueden consumir proteínas, ni adquirir sus medicinas para enfermedades como la diabetes y la hipertensión arterial. Niños y niñas no pueden consumir proteínas ni leche. No existen al día de hoy cifras oficiales que den cuenta del estado de precariedad de la población más vulnerable ni el número de muertes provocadas por las carencias de alimentos y medicinas. Los trabajadores contemplan desesperados como son saqueados diariamente avalado por el modelo económico impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro amparado en la excusa del bloqueo mientras a la sombra del poder político crece y prospera una nueva clase empresarial sobre la ruina y la miseria de la clase trabajadora venezolana.
Hoy desde las bases los trabajadores hacemos un llamado en la diversidad que sabemos somos, para darnos una oportunidad de encuentro colectivo, reconocernos como diferentes, encontrar nuestro interés común como clase, plantearnos un plan común de acción en defensa de esos intereses y avanzar hacia un plan de discusión y movilización mínimo que garantice el logro de nuestras aspiraciones salariales y de bienestar como protagonistas del libre ejercicio de nuestros derechos. Es necesario y vital para la clase trabajadora pasarles por encima a las organizaciones sindicales alineadas con el patrón y con el gobierno en contraposición del orden natural de las cosas: LA DEFENSA DE LA CLASE TRABAJADORA VENEZOLANA. Los trabajadores venezolanos tienen que vencer y resolver individualmente su miseria económica pensando en colectivo como clase trabajadora para poder enfrentar el monstruo en que se convirtió el proyecto original liderado por el difunto presidente Hugo Chávez y el plan de la patria. Hoy deben hacer causa común sin lugar a dudas todos los trabajadores en el entendido que la miseria nos arropa a todos por igual y nos deja sin expectativas de vida en el futuro. Es imperante desentrañar la estrategia del gobierno de mantener separados a los trabajadores en condiciones precarias, apáticas, desmovilizadas, abstencionista, para que no se despierte la fuerza transformadora de la historia como lo es el sujeto histórico de la clase trabajadora.
El Gobierno del presidente Nicolás Maduro avanza a pasos agigantados en una agenda de un modelo económico donde los trabajadores no son tomados en cuenta en lo absoluto. Se reúnen con empresarios criollos y foráneos, inversionistas, pero jamás con los trabajadores. El gobierno llama a su modelo Socialista. Pero un socialismo bien, pero bien raro, por decir lo menos donde los trabajadores fueron excluidos de cualquier posibilidad de participación protagónica como actor fundamental del hecho social del trabajo. Con la Ley Antibloqueo fue sustituido el concepto del salario por el de Sistema Compensatorio del Salario y fue descartada la Ley orgánica del trabajo como instrumento legal de la clase trabajadora al privar esta sobre aquella. La confidencialidad y la reserva expresadas en la Ley hacen de este instrumento el colofón de las posibilidades de desarrollo y participación de los trabajadores.
Finalmente queremos significar el hecho que los despolarizados somos la mayoría y eso lo sabe el gobierno y es la causa de su actuación autoritaria que se refleja en la forma inconsulta, arbitraria y atropellada como fue aprobada la Ley Antibloqueo. La estrategia está clara al querer evitar por cualquier medio y a todo costo el encuentro, la organización, la movilización y la participación de los trabajadores en la construcción de una propuesta salarial que le permita vivir con dignidad y que sea capaz de discutir y defender desde su interés superior y en condiciones de igualdad ante el Gobierno de Nicolás Maduro y el sector Empresarial Público y Privado.
Por eso nos convocamos este jueves 29 de octubre de 2020 desde las 9:00 am en la salida por Plaza Venezuela de la UCV (puerta Tamanaco) frente a la entrada del jardín Botánico en la avenida Salvador Allende. Es una convocatoria amplia en la diversidad y la unidad de acción por un Salario digno impulsado desde la clase trabajadora. La vaina es contigo trabajadora, trabajador, jubilado, jubilada, pensionada, pensionado, estudiante y todo a aquel sensibilizado ante el estado de precariedad y miseria económica de la clase trabajadora venezolana.
Esta convocatoria la hacemos desde las bases y al margen de las organizaciones sindicales y gremiales en el entendido que la lucha une y la unidad vence con los trabajadores y para los trabajadores.
Ingeniero Alonso Padrón. Gremialista-Profesor Universitario.

Articulo leido aproximadamente 287 veces

www.aporrea.org/trabajadores/a296598.html

 

 

Post to Twitter

Escribe un comentario