Los intereses nacionales

Por • 8 jul, 2013 • Sección: Nacionales

Luis Fuenmayor Toro

Snowden y Rusia

Es muy interesante y aleccionador lo que ha ocurrido con el caso de Snowden quien, luego de revelar nuevas formas de espionaje de las agencias de inteligencia de EEUU en prácticamente todo el mundo, debe huir de su país para no ser acusado de traición por su gobierno. Las acciones de la diplomacia y de los servicios de inteligencia estadounidenses no se hicieron esperar: su pasaporte fue revocado y se exigió su extradición inmediata, solicitud que el gobierno de Obama efectuó al gobierno ruso pues el ex agente de inteligencia había viajado a la ciudad de Moscú, capital de la Federación Rusa, procedente de Hong Kong, territorio bajo el control de la República Popular China.

Cualquiera hubiera esperado que Snowden recibiría de inmediato asilo por parte de los rusos, pero las cosas no son tan simples como algunos creen. A pesar de que Rusia es uno de los países más espiados por EEUU, a pesar de existir entre ambos severas contradicciones en relación, por ejemplo, con la invasión mercenaria de Siria, a pesar de los enfrentamientos por la instalación de bases militares estadounidenses alrededor de su territorio, el gobierno ruso termina dejando a Snowden en un aeropuerto y condicionando su asilo al cese de su campaña anti estadounidense. Esta decisión termina siendo la más adecuada al interés de la nación rusa, así resulte éticamente indignante a quienes no entienden nada de nada.

Snowden y Europa

Algunos países europeos han mostrado desagrado y preocupación al saberse espiados por EEUU. En forma si se quiere casi inocente han expresado su incomprensión, pues consideran que a los amigos y aliados no se les espía, cosa totalmente falsa para todas las naciones, que incluso se espían a sí mismas. Los organismos de inteligencia espían e interceptan comunicaciones incluso de los miembros de sus propios gobiernos. Independientemente de la afinidad y compromiso que haya entre gobiernos diferentes, el interés nacional está por encima de las alianzas, por lo que éstas se sostienen con la existencia de sintonía entre los intereses globales y los nacionales, en el entendido que en caso de contradicciones siempre privará el interés nacional de los países más poderosos y en definitiva el del país hegemónico, EEUU en nuestro caso.

Snowden, Evo Morales y Europa                                                                           

Las acciones rápidas y calladas del gobierno de Obama llevan a que la obtención del asilo por parte de Snowden se haga muy difícil, pues le sería negado por todos los países aliados, afectos o sumisos ante la potencia norteña y también por aquellos países no tan amigos pero que requieren alcanzar acuerdos en ciertas áreas y mantener posiciones que conserven a sus naciones seguras y libres de contingencias indeseadas. Éste es un claro ejemplo de cómo funcionan las relaciones de poder en el mundo, algo que deben tener en cuenta nuestros gobernantes en el desarrollo de sus políticas diplomáticas. La hegemonía de EEUU en el mundo se debe tener presente no para atemorizarse, ni mucho menos someterse, sino para ser eficaces en su enfrentamiento, dejando de lado las estridencias usuales con simples propósitos electorales.

Ante esta situación, Evo Morales, consultado por la prensa, declaró que estaría dispuesto a estudiar una solicitud de asilo de Snowden, lo cual constituyó un reto a la autoridad imperial, la cual actuó inmediatamente sometiendo al Presidente boliviano a una humillación internacional. Tratar de revisar el avión oficial que lo transportaba, para saber si Snowden viajaba secretamente en el mismo, es una evidente violación de los tratados diplomáticos internacionales y un irrespeto totalmente inaceptable. Con posterioridad, ante la negativa de Morales de someterse a esta indignidad, se le impide su vuelo a través del espacio aéreo de Italia, Francia y Portugal, obligándolo a permanecer durante 13 horas en Austria, es un acto hostil insólito de naciones que mantienen relaciones diplomáticas con Bolivia, que actúan de esa forma con naciones pequeñas y débiles como las nuestras. Actúan sin duda cobardemente.

Esta conducta es inimaginable con países grandes y de mayor poder como Rusia, China o India. Es inimaginable con Israel, que se burla cotidianamente de las Naciones Unidas en relación a la ocupación ilegal de territorios palestinos. Entre los agresores existen quienes transitan una grave situación económica y ni siquiera califican como naciones económicamente importantes. Poseen, además, nexos históricos y tienen intereses comerciales con los países latinoamericanos. Nada de eso tuvo ningún valor a la hora de actuar en función de los intereses de la alianza atlántica hegemónica. Quiero recordar que Italia, Francia y Portugal toman la medida contra Evo Morales, a pocos días de la visita de Nicolás Maduro, con quien firmaron jugosos convenios de cooperación. Sería muy bueno que nuestro canciller lo tenga presente.

Snowden, Evo Morales, la OTAN y Colombia

Pensar que el presidente boliviano trasladaba secretamente a Snowden es propio de quienes secretamente hacen cualquier sinvergüenzura en el mundo. Estos gobiernos europeos han quedado al descubierto, más de lo que están, como gobiernos neocoloniales tramposos y pervertidos. Pero estas condiciones no les quita ni un ápice de la amenaza que significan para todos los pueblos subdesarrollados. Son capaces de cualquier cosa en función de mantener la hegemonía y no deberían ser tratados según la repugnancia que nos produzcan, sino de acuerdo a análisis muy serios y políticas muy claras y sostenidas producto de nuestros mejores cerebros en la materia. No es con gritos, ni gesticulaciones, ni mentadas de madre, como podremos sobreponernos y lidiar exitosamente con ellos.

Para Venezuela, el hecho que Colombia tenga hoy un acuerdo de cooperación con la OTAN es altamente peligroso y la situación ocurrida con Evo Morales lo demuestra en forma muy cruda. En el Caribe limitamos con Francia, Holanda, EEUU y Gran Bretaña, con quienes tenemos delimitaciones marinas y submarinas aún pendientes; con Guyana Esequiba la reclamación territorial y de la plataforma continental y con Colombia en el Golfo de Venezuela, sobre el que el país principal de la OTAN afirmó que ni era golfo ni era de Venezuela. La Cancillería venezolana no se puede conformar sólo con la declaración del ministro de la defensa colombiano de no poder ser miembros de la OTAN sino firmantes de convenios de cooperación. Esa es una explicación para bobos e ignorantes.

Hoy, reclamarle a Colombia conductas limítrofes impropias, algo muy común de la oligarquía de ese país, significa reclamárselo a un socio de la OTAN, pacto militar agresivo que mantiene una docena de guerras en el mundo y que actúa así como hemos sido testigos actuó en relación con el viaje aéreo del presidente boliviano Evo Morales. Hay que dejar de concebir los acuerdos externos con los países desarrollados y con otros como China, Rusia e India, como una vacuna o protección contra cualquier intento de agresión a Venezuela. Esos acuerdos en la Faja o los negocios firmados en otras áreas de la producción y del comercio no nos protegen a la hora de las definiciones. Todos esos países actúan en función de sus intereses nacionales.

Tampoco se puede tomar la política internacional como un soporte de las campañas electorales. La conducta de los parlamentarios del gobierno en la elaboración del acuerdo de rechazo de la Asamblea Nacional sobre la adhesión de Colombia a la OTAN, redactado para que los diputados de la oposición no lo apoyaran y así calificarlos de traidores a la patria con fines electorales, demuestra ignorancia supina, negligencia extrema para con el país y que nuestros legisladores no calzan los galones necesarios para representarnos. Estamos en manos peligrosas para la soberanía y seguridad de la patria.

Se despreció una oportunidad de aparecer pública e internacionalmente unidos en la defensa de la soberanía y seguridad de la nación y claramente opuestos a la presencia del pacto militar extra continental en América latina. Pero no mejoraremos esta situación si trasladamos la responsabilidad gubernamental a quienes están en la MUD, pues éstos no se han pronunciado en absoluto sobre el tema, lo que significa que sólo les preocupa las elecciones. Mal pronóstico para el país si esta situación no cambia, bien porque cambien los actores del drama actual o bien porque cambien sus actuaciones.

La Razón, pp A-6, 7-7-2013, Caracas

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , , , , , , ,

Escribe un comentario