No existe el mas mínimo propósito de enmienda por parte del alto gobierno

Por • 14 oct, 2012 • Sección: Nacionales

Francisco Sierra Corrales

Repitiendo la triste historia de las elecciones parlamentarias del 10 de septiembre del 2010, en donde prácticamente perdimos en el voto popular (Cuestión que fue reconocida a destiempo por el Comandante Chavez, el martes 09-10-12), aunque por la forma como se asignan los cargos de elección popular y están distribuidos los circuitos electorales que violan francamente los principios constitucionales de “representación proporcional” y “una persona, un voto”, la correlación de fuerzas en la Asamblea Nacional, por diputados, quedó en 98-67, al igual que en aquel momento, repito, en donde “no se le paró” a ese resultado por el contrario, se hacía énfasis en la victoria, y no reinaba el espíritu autocritico de revolucionario y se decía hasta la saciedad que “98 ES MAS QUE 67”, la falta de ese espíritu crítico con su propósito de enmienda, en aquel momento hizo que los oligarcas “parieran” y ahora por 10 mil votos, no son seis millones y medios (6.500.000).

Estoy notando, ahora, esa misma actitud; y se dice hasta la saciedad “8 MILLONES ES MAS QUE 6 MILLONES”, “SE GANO CON 10 PUNTOS DE DIFERENCIA, VENTAJA SUFICIENTE”, “OBAMA GANA CON 4 PUNTOS DE VENTAJA”; CHAVEZ GANA CON 11 PUNTO DE VENTAJA”. En otras palabras no se va a revisar nada, no se va a ser autocritico para nada y por ende ni se va a rectificar, por ser la “victoria contundente” y mucho menos a reimpulsar en base a esa revisión y rectificación.

Ese despropósito autocritico y de enmienda no solo lo noto en los fablistanes que son apologistas del Comandante Chavez sino, en el propio Chavez, cuando llega, para descalificar los análisis del retroceso histórico con respecto a los resultados electorales presidenciales y de los “seis millones de oligarcas”, y compara las elecciones de diputados del 10-09-10, arriba indicada y dice más o menos, si le agregaban las votaciones del PPT, nos superaba (Y allí, repito, es cuando tardíamente reconoce, la superación de la derecha en el voto popular), pero esta vez, el ganó y eso implica que la derecha perdió. Esto lo hace, para descalificar análisis serios que le piden una rectificación, hacia la izquierda por cierto, y restarle importancia, usando una numerología muy típica de leguleyos maniobreros y economistas culebreros, que me imagino que son sus asesores en estos asuntos.

No se pueden comparar quesos con papas; unas elecciones regionales se compraran con el histórico de las elecciones regionales e igualmente pasa con las elecciones de diputados nacionales y presidenciales. Las elecciones presidenciales, siempre, aun en puntofijismo, han sido más concurridas. Esto se comprobará el próximo 16-D, en donde la participación disminuirá y de no hacerse las correcciones, la derecha, lamentablemente, superará al bolivarianismo, la amplitud de esta no querida ventaja, será en la medida de las correcciones; es decir, que la alta votación de la derecha tiene su fuente en los errores del proceso, independientemente que ella tenga una votación dura que ronda casi los 3 millones. Digo, no podemos comparar elecciones presidenciales con parlamentarias o regionales y mucho menos con locales, cada una de ellas tiene su dinámica propia.

Por todo lo anterior, sostengo, que no veo ni la más mínima intención de enmienda o sentido autocrítico por parte de la cúpula del PSUV y en específico del Comandante.

¿POR QUE ESTA CONDUCTA DE OCULTAMIENTO DE ERRORES?

La única razón explicable es que no se quiere cambiar, corregir errores, porque se desea continuar el status quo existente, el cual ya es insostenible y de no haber una autocorrección haría aguas muy pronto. Pero el objetivo inmediato de esta conducta “ocultista” es repetir los mismos gobernadores actuales, precisamente lo que les han dado el voto parejo a la derecha por su ineficiencia pero sobre todo su no comportamiento revolucionario y pro capitalista, los que a lo largo de la campaña presidencial, el Comandante escuchaba de repente que el conglomerado asistente a los mítines gritaba “Chavez, si, el Gobernador, no”, pero lo único que digo es que eso tiene su costo y es el momento de una izquierda radical y revolucionaria reaccionar, de lo contrario, cobrara de los errores que se expresaran en todo su esplendor en el 2013-2014 y subsiguientes años.

¿QUE HACER?

Ha llegado la hora de las definiciones, este proceso revolucionario, ya hace aguas, desde la óptica revolucionaria, y no falta mucho para haber meritos suficientes y cantar “Traición”.
En aquellas gobernaciones en donde el candidato pumalaca sea muy derechista, caso concreto del Estado Bolívar, no queda otra cosa sino sacar un candidato “chavista rebelde, alzao”, es decir abrir camino aparte, en ese aspecto.

La izquierda revolucionaria debe demostrar que ya tiene pantalones largos y deslindarse de las tendencias abiertamente de derecha que existe dentro del proceso, ya está visto hasta la saciedad que el Comandante no lo va a hacer y saber que ese candidato “chavista, rebelde y alzao”, va a contar con el reprendimiento del propio Chavez y debe estar preparada para esa confrontación ideológica, de lo contrario seguirá con los pantalones cortos.

Yo les digo a mis camaradas que el 16-D no se acaba el mundo, que hay 2013 y subsiguientes años hasta el infinito. Pero no deslindarse de la derecha interna y dar un paso al frente puede implicar que (Políticamente hablando) la vida llegue hasta el 16-D.

www.aporrea.org/actualidad/a151970.html

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , ,

Escribe un comentario