Planificar para gobernar

Por • 29 oct, 2014 • Sección: Nacionales

Marco Negrón

Caracas miércoles 29 de Octubre de 2014. Ninguna sociedad moderna y razonablemente compleja puede ser gobernada improvisando, es decir sin plan: no solamente sin saber a dónde se dirige, sino además cómo llegar. Lamentablemente, durante los últimos años lo que ha prevalecido en Venezuela ha sido la improvisación con su inevitable secuela de ingobernabilidad.

Se supone que los presupuestos nacionales, que anualmente deben presentarse a la consideración del parlamento, deben reflejar la mejor estimación de las autoridades gubernamentales en relación al desempeño económico esperado de la nación, por lo que constituyen un referente indispensable para el diseño y ejecución de los planes y, en consecuencia, para el buen gobierno. Como lo han señalado todos los analistas, el proyecto de presupuesto fiscal 2015 presentado por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional la semana pasada repite otro de los ejercicios de economía-ficción a los que se han aficionado quienes arrastran al país al más espantoso tremedal de su historia moderna. Como lo señala la economista Anabella Abadí en Prodavinci, en los últimos cinco años todos los proyectos de presupuesto han sido subestimados groseramente y, hasta la fecha, recurriendo a solicitar créditos adicionales a una Asamblea controlada por el Ejecutivo, el del año en curso se ha incrementado en un insólito 74%.

Esta política perversa, que no es sólo resultado de la incompetencia, explica en gran medida el grave deterioro de nuestras ciudades pues le permite al Ejecutivo, gracias a ese control sobre la Asamblea, dosificar a su gusto los recursos del situado constitucional que se destinan a las alcaldías y gobernaciones. Frente a tan holgados márgenes de manipulación, los planes de estas tienen que minimizarse so pena de volverse, también ellos, ejercicios de ficción. No debe sorprender entonces que nuestras ciudades, pese a las enormes riquezas de las que se vanagloria el gobierno, sean hoy por hoy las más desactualizadas de la región, tanto en materia de infraestructuras como de servicios, lo que las hace cada vez más ingobernables. Esta es una razón más, y entre las más importantes, para asignarle muy alta prioridad a las elecciones parlamentarias de 2015: contar en ella con una mayoría que impida la manipulación presupuestaria y permita una efectiva planificación.

 

http://www.eluniversal.com/opinion/141029/planificar-para-gobernar

Post to Twitter

Escribe un comentario