Renegociación de la deuda en el limbo: inversionistas siguen en expectativa del Gobierno

Por • 19 mar, 2018 • Sección: Nacionales

Jhoandry Suárez

19/03/2018. Corre el mes de marzo y los acreedores del país siguen viendo cómo el Gobierno se retrasa en el pago de los intereses de los papeles criollos y sigue sin definir con ellos la ruta para renegociar la deuda venezolana, compuesta por los bonos Soberanos y de Pdvsa, tras la pasada reunión del 13 de noviembre del año pasado.

En el primer trimestre de este año, ya el Ejecutivo acumula el peso de 18 pagos de cupones vencidos, los cuales exceden los 2 mil millones de dólares. 

El pasado jueves, 15 de marzo, se sumó el décimo octavo cupón, el Venz 2027, cuyo monto es de $ 185 millones. Mientras los atrasos en pagos aumentan, el Ejecutivo no ofrece mayores detalles sobre un proceso para reperfilar o renegociar la deuda externa antes de caer en “default”. 

“Desde el cuarto trimestre del 2017 los inversionistas se han quedado atrapados en un limbo en donde los pagos se van acumulando cada vez más y los pronunciamientos gubernamentales respecto al tema se han ido dejando a un lado, llegando al punto del hermetismo”, reseñó el portal financiero Boungy, en un artículo de opinión.

La agencia señaló que cree “poco probable” que el Gobierno cambie su posición a corto plazo. José Ignacio Guarino, experto en el tema bursátil, también descarta que antes de las elecciones del 20 de mayo se produzca una reunión entre el Jefe de Estado, Pdvsa y los inversionistas para negociar los términos de los papeles. 

“El Ejecutivo nacional sin dudas en algún momento tendrá que sentarse con los tenedores de bonos, pero, eso no va a pasar, por lo menos, hasta que se dé la elección presidencial”, opinó.

Boungy, por su parte, agregó: “Existe un frágil equilibrio entre los inversionistas y el gobierno, en donde ninguno de los dos ha dado un paso adelante, siendo que los tenedores de bonos no han llevado a cabo ninguna acción legal (…) Si en algún momento la iniciativa es tomada por los inversionistas, esta podría afectar negativamente la disposición del gobierno para honrar su servicio de deuda”. 

No obstante, información difundida el 8 de marzo, reveló que tenedores del bono soberano 2034 se organizan para emprender acciones en una Corte de Nueva York para exigir el pago de su cupón equivalente a $ 70 millones y que venció el 16 de enero de este año. 

Guarino especificó que este es el “único” título que, entre sus condiciones, permite sindicalizarse para demandar bajo las leyes o normativas de Nueva York. “Esto no significa que todos los acreedores se juntaron para demandar”, aclaró. 

El profesor universitario, sin embargo, advirtió que esta acción podría provocar una reacción en otros inversionistas y que también tomen acciones legales similares ante los atrasos.  

Explicó que los títulos venezolanos de deuda  presentan características particulares que se deben considerar: algunos poseen “cláusulas de default cruzados” (“cross default”), es decir, si un bono de Pdvsa o de la República cae en default, los demás, emitidos por el mismo ente, también. En el caso de la estatal petrolera esto ocurriría si el monto supera los $100 millones, precisó Boungy.  

También está la cláusula de exigibilidad o de aceleración, que significa que  si ocurre una cesación de pagos, los acreedores pueden exigir en cualquier momento el pago de los bonos sin importar la fecha de vencimiento.

Enfatizó que renegociar la deuda  constituye un proceso complejo, una óptica que también maneja la agencia de corretaje Rendivalores. 

“El refinanciamiento ya no procede, porque es la primera vía que se toma y el tiempo pasó. Este año se vence el Venezuela 2018, a finales de diciembre. Ya se tiene que ir a un plan de reestructuración de la deuda porque ya no puedes refinanciar”, explicó. 

“Tiene que entrar el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento; se tienen que sentar con los tenedores de bonos más los grandes técnicos venezolanos e independientes que tengan experiencia en reestructuración”, acotó.

Para Leonardo Buniak, analista financiero, “urge” iniciar este proceso de negociación, pues terminará “sufriendo” aún más la economía por el recorte de las importaciones para cumplir con los compromisos de deuda, si se decide mantener los pagos.

“En el 2017, el 66% del financiamiento obtenido por Venezuela para honrar sus obligaciones vino del recorte de las importaciones, el resto fue de las reservas internacionales y endeudamiento (…) Para el 2018 se prevé que el recorte sea de un 40%”, calculó. 

Los pagos este año superan los 8 mil millones de dólares y los mayores desembolso se tienen previstos para agosto ($ 1.758 millones), octubre ($1.598,2) y diciembre ($1.080,0). 

Otra alternativa, según Buniak, es que el Gobierno reestructure solo la deuda soberana y cancele las obligaciones contractuales de Pdvsa (2.900 millones) para evitar un embargo. 

“Podrá acogerse al principio de inmunidad soberana (los Estados no se pueden embargar), obligar a los acreedores a iniciar un proceso de reestructuración de los títulos de la República y evitar acciones contra Pdvsa”, expuso. 

Mientras esto ocurre, los inversionistas y los venezolanos seguirán ante la expectativa, aunque el presidente Nicolás Maduro aseguré que “el proceso de negociación, reestructuración y renegociación de los compromisos internacionales de Venezuela va impecable, va mejor de lo que esperaba”.

 

http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Renegociacion-de-la-deuda-en-el-limbo-inversionistas-siguen-en-expectativa-del-Gobierno-20180319-0017.html

Post to Twitter

Escribe un comentario