Azar y probabilidad

Por • 24 ene, 2020 • Sección: Opinion

María Sol de Mora Charles

En el mundo aparecen así dos categorías: ser y no-ser. El ser es estable y constante, el que sabe distinguir entre ser y no ser, posee la verdad, el que no sabe, se encuentra en el estadio de la opinión. El problema epistemológico de Parménides es fundamentalmente el mismo que hoy en día: cómo relacionar la fijeza del pensamiento con la fluidez de las cosas. Cada época lo ha formulado de modo diferente; para los griegos era el problema del cambio, para los medievales, el problema de los Universales, para la ilustración, era el problema de la certeza, en nuestra época, se plantea el problema de la inducción. Los griegos, como nosotros, aceptaban que existe orden en el universo, pero el universo de los griegos era objetivo, real, y su orden era el orden de las partes en un todo, un orden cualitativo, ontológico. El universo para nosotros es algo subjetivo, ideal, de pensamiento, y su orden, cuantitativo, matemático. A los griegos les preocupaba cómo podía haber desorden en el universo, a los modernos les preocupa cómo puede haber orden fuera del universo. Se ha realizado una progresiva dominación de las matemáticas sobre la inestabilidad de la materia, y en ella el cálculo de probabilidades es una de las ramas de la matemática que más profunda influencia ha ejercido sobre el pensamiento.

Universidad Complutense de Madrid

Departamento de Filosofía  de  la  Naturaleza, Facultad de Filosofía  y Ciencias  de la Educación

Colección Tesis Doctorales.

 https://eprints.ucm.es/53113/1/5309866520.pdf

Post to Twitter

Escribe un comentario