Opinión: Venezuela: para construir la ruta electoral, el apoyo de Estados Unidos es indispensable

Por • 16 ago, 2021 • Sección: Política

Luz Mely Reyes

May 16, 2021. La reciente designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) en Venezuela, realizada el 4 de mayo, ha generado reacciones ubicadas en los posicionamientos previos: a favor o en contra. Sin embargo, hay un matiz diferenciador en algunos países, entre esos Estados Unidos, principal sostén del gobierno interino de Juan Guaidó. No desconocer a priori al nuevo órgano, como lo ha hecho la administración del presidente Joe Biden, aunque es una respuesta prudente, puede resultar tan ambigua como la frase aquella del expresidente Donald Trump: todas las opciones están sobre la mesa.

En mensajes publicados en su cuenta de Twitter el 6 de mayo, Julie Chung, subsecretaria de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos, dijo que está en manos de los venezolanos la decisión de si el nuevo CNE contribuye a una solución “integral y negociada a la crisis en Venezuela que aborde todos los aspectos de las condiciones necesarias para unas elecciones libres y justas”. Anteriormente, en respuesta a un tuit del canciller del gobierno de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, la funcionaria dijo que si al gobierno de Venezuela le interesaba que levantaran las sanciones económicas “celebren elecciones libres y justas, respeten los derechos humanos y la libertad de prensa, liberen a todos los 323 presos políticos, dejen de perseguir a la oposición, dejen de acosar a las ONG”.

Recibe noticias y columnas de opinión en español en nuestro boletín

Este nuevo CNE fue elegido por la cuestionada Asamblea Nacional (AN), producto del evento electoral del 6 de diciembre de 2020. Más de 90% de las 277 curules de la AN son ocupadas por dirigentes del partido de Maduro. El recién juramentado órgano electoral cuenta con tres rectores favorables al chavismo y dos a las oposiciones. La conformación, que sorprendió a algunos, fue posible gracias a conversaciones entre actores políticos (uno de ellos fue el excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski). Pero previo a ese paso, organizaciones de la sociedad civil, agrupadas en la plataforma Foro Cívico, decidieron postular 15 candidaturas para la renovación del CNE que tiene entre sus responsabilidades organizar los comicios regionales y locales a celebrarse el 21 de noviembre de este año.

Durante las últimas semanas, Maduro ha tenido “gestos de buena fe” en un intento de establecer una relación distinta con la administración de Biden y, sobre todo, de que se levanten al menos algunas sanciones. El ingreso del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en abril; la creación de una mesa técnica para la compra de vacunas contra el COVID-19 en febrero, en donde hay factores de las dos instancias de poder (el gobierno interino y el de Maduro); la excarcelación de ejecutivos estadounidenses que trabajaban para la petrolera venezolana Citgo, también en abril; así como este nuevo CNE, son algunas de esas manifestaciones.

El CNE es una cesión que hace el chavismo a sabiendas de que el poder central no está amenazado, que es necesario tener algunas válvulas para aliviar la presión del país y que necesita que algunas sanciones internacionales sean levantadas. Aprovecha que hay distintas oposiciones —aún más divididas en términos partidistas que antes— y también, que hay factores de oposición que están dispuestos a ir a una elección regional, en mejores circunstancias que en las parlamentarias de 2020, cuando Capriles hizo un llamado a explorar la participación.

Pese al masivo rechazo a Maduro (solo 13% de aprobación) en el país, ni él ni Guaidó ganarían una eventual elección presidencial, según un estudio de Datanálisis dado a conocer en marzo de este año.

Entre los miembros postulados por factores de sociedad civil que fueron aceptados por los políticos, destaca el rector Roberto Picón, un ingeniero, experto electoral, que tiene entre sus logros haber contribuido en la organización del triunfo más contundente de la oposición venezolana, las parlamentarias de 2015.

Picón se convirtió, en junio de 2017, en preso político de Maduro. Luego, el 23 de diciembre de ese mismo año, Picón, junto a otros detenidos, fue presentado ante los cabecillas de la extinta Asamblea Nacional Constituyente para informarles de las “medidas sustitutivas y de formas alternas a la justicia”. Aquel día, uno a uno, decenas de detenidos fueron saliendo del El Helicoide, sede de la Policía política, pero Picón nunca salió. Finalmente, el ingeniero fue entregado en su casa a las 4:00 am.

Su sola presencia en el nuevo CNE es esgrimida como un atisbo de que las cosas esta vez podrían ser diferentes, que se puede reconstruir la ruta electoral.

El otro miembro que representa a un sector de oposición es el dirigente político Enrique Márquez, quien también tuvo un papel articulador en el triunfo de 2015. Fue vicepresidente de la Asamblea Nacional y expulsado en 2018 del partido Un nuevo tiempo, organización que integra el llamado G4, el grupo de cuatro partidos que aportó la mayor cantidad de votos en las parlamentarias de 2015 y sobre los cuales recae el interinato de Guaidó.

Los otros tres rectores principales del CNE son el exministro Pedro Calzadilla, la exdiputada Tania D’Amelio —quien ya era rectora— y Alexis Corredor, exmiembro de la Asamblea Constituyente.

En sus primeros días de gestión, el CNE se declaró en sesión permanente, anunció la fecha de las elecciones regionales y locales y planteó la posibilidad de rehabilitación de los partidos políticos opositores que han sido intervenidos por órdenes judiciales.

Este movimiento también ha generado la reacción de Guaidó, quien desconoce al nuevo CNE y al mismo tiempo llamó a una negociación con Maduro, posibilidad que había rechazado en oportunidades anteriores, así como las propuestas de Capriles. En recientes declaraciones, Leopoldo López, otro opositor quien también se negaba a cualquier entendimiento con Maduro, argumentó el cambio de posición por el estancamiento de la crisis política y humanitaria del país.

El giro que han dado Guaidó y López es visto como parte de las diatribas internas de la oposición.

Hay quienes dudan del chavismo, y con razón. Nunca han dado nada sin tener la mirada en algo más. También hay un cuestionamiento a que la AN que eligió este CNE tiene desconocimiento de origen. En este sentido, la organización Súmate resume una de las posiciones que podría ayudar a tener un acercamiento cauto, pero sin desconocer la ventana que se abre. “El actual directorio del CNE, a pesar de que su origen es inconstitucional e ilegal, tiene la oportunidad de demostrar una legitimidad de desempeño”, dijo en un comunicado.

Reconstruir la ruta electoral en Venezuela es un esfuerzo supremo. Reclama pasos firmes que las organizaciones que defienden el voto tienen plenamente identificados. Sin embargo, no basta con la buena voluntad de quienes están aprovechando la ventana para entrar en un espacio que el madurismo ha llenado de espantapájaros. Incluso, la posible buena voluntad de los actores del gobierno de Maduro no es suficiente.

Escucha el pódcast El Washington Post para conocer las últimas noticias en español

Venezuela camina por un campo minado. Por eso se necesitan equipos y un acercamiento para levantar esas minas de desconfianza. Una opción podría ser que, dado que la Organización de las Naciones Unidas ya ha tenido entrada al país, se recurra a ese apoyo para la reconstrucción del sistema electoral: cuenta con el reconocimiento de Maduro y de los grupos de oposición.

Estados Unidos puede jugar, junto a otros miembros de la Comunidad Internacional, un gran papel. Este es un momento en el que se puede construir algo que permita que el bien superior, que son las elecciones libres, tengan una base real. Por ahora, la administración de Biden puede evadir el tema de fondo, pero llegará el momento en que deberá actuar. Dejar los matices que son interpretados de cualquier manera y dar pasos claros que ayuden a destejer el enredo en el que los dejó el gobierno de Trump.

Luz Mely Reyes es periodista y analista política. En 2015 cofundó el medio independiente ‘Efecto Cocuyo’, del que es directora.

 

Leer más:

La fanfarronería de Trump le falló a Venezuela

El rechazo de Maduro a la vacuna y la terquedad letal de la ‘revolución’ de Venezuela

Venezuela, una inercia hacia la nada

Estados Unidos no puede derrocar al régimen de Venezuela, pero podría cambiar su comportamiento

La oposición venezolana vuelve a fragmentarse y Estados Unidos cae en la riña

Venezuela: Las parlamentarias del control madurista

https://www.washingtonpost.com/es/post-opinion/2021/05/16/venezuela-consejo-nacional-electoral-maduro-biden-estados-unidos/

Post to Twitter

Escribe un comentario