La Asamblea Nacional y la lógica de las “dos minorías”

Por • 11 ene, 2011 • Sección: Portada

Reinaldo Iturriza López

En un comunicado a propósito de la instalación de la nueva Asamblea Nacional, los compañeros de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora advierten sobre la necesidad de que la lucha política no se restrinja “a un ring de boxeo ‘parlamentarista'”. Llamado de atención que me parece aún más oportuno, luego de presenciar los primeros escarceos parlamentarios.

Sin duda, el principal desafío a corto plazo que enfrenta la representación chavista en la Asamblea, consiste en superar la lógica de las “dos minorías”, según la cual tanto el chavismo oficial como la clase política opositora libran una pelea irracional y fraticida por cuotas de poder, al margen de los intereses, las aspiraciones y la voluntad de la mayoría del pueblo venezolano.

Si se analizaran con cabeza fría las intervenciones de los diputados de oposición, así como las declaraciones de algunos otros representantes del antichavismo una vez concluida la sesión, podría concluirse que su táctica discursiva, salvo algunos desvaríos retóricos, apuntan claramente en esa dirección, reclamando la vocería de los “problemas concretos” de la sociedad venezolana, y acusando a sus adversarios de preferir la “confrontación política” antes que reconocer la necesidad de “diálogo” y la recién estrenada “pluralidad” en el Parlamento.

Contrario a la lectura que es común en el chavismo oficial, la oposición (o al menos una parte considerable de sus diputados) no ha llegado a la Asamblea Nacional a “sabotear”, sino a sacar el mayor provecho político de ese escenario, con miras a las elecciones presidenciales de 2012. El antichavismo intentará utilizar el Parlamento como caja de resonancia de su táctica de repolarización, que persigue ganarse el apoyo de parte de la base social del chavismo, radicalizando la táctica discursiva de desgaste que viene empleando desde 2007 (abandono del discurso confrontacional, crítica de la gestión de gobierno, reapropiación del discurso chavista, etc.) y recuperando el discurso sobre la “despolarización”.El Chávez “repolitizado” que se lanzó a la calle dispuesto a ser interpelado por el pueblo; el Chávez “cable” entre el pueblo y el Estado, para latiguear al Estado, para interpelarlo; el látigo-Chávez que volvió a ubicarse en el único lugar desde el cual es concebible una revolución: por “fuera” del Estado, no sólo reclamando y recuperando el legítimo derecho a cuestionar radicalmente al Estado burgués esclerosado y corrompido, sino reivindicando esta crítica como una obligación; el Chávez que rectifica y suspende el aumento del IVA, ya mostró los límites de esta táctica discursiva opositora. Ahora, que el pueblo legisle.

 Vínculo: http://www.aporrea.org/ideologia/a115328.html

Post to Twitter

Etiquetado con: , , , ,

Escribe un comentario