Las modernas estrategias militares de China

Por • 30 jul, 2022 • Sección: sociologia
 

Katehon think tank

Traducción de Enric Ravello Barber

25.07.2022. Jiang Zemin, entonces presidente del Consejo Militar Central, hacía tiempo que había empezado a estudiar cómo librar futuras batallas y cómo construir un ejército, y a planificar y formular nuevas direcciones militares estratégicas para tomar la delantera. En los años 90, la política estratégico-militar se estudió muy activamente en el entorno académico de los militares chinos, y a menudo aparecieron diversos puntos de vista, lo que indica una tendencia al desarrollo de la «lucha de cientos de escuelas». Los científicos han hecho muchas propuestas para definir la estrategia militar en una nueva situación y muchas de ellas son pertinentes.

Jiang Zemin dijo entonces: «La cuestión de la política estratégica militar puede estudiarse en las fuerzas armadas, en particular en los departamentos de investigación, pero la política estratégica para nuestro país en su conjunto, creo, debe seguir realizándose de acuerdo con la política de defensa activa esbozada por el camarada Xiaoping, porque la defensa activa está en consonancia con nuestra reforma y apertura, con nuestra política de desarrollo económico».

Subrayó que la estrategia militar es, en última instancia, la forma de gobernar un país. En cualquier nación, es absolutamente imposible gobernar el país sin un ejército de calidad. «La política de defensa activa es nuestro legado y debemos estudiarla de forma completa y sistemática, comprenderla de forma completa y precisa y aplicarla con rigor. Al mismo tiempo, como la situación cambia, también debe transmitirse y desarrollarse de forma realista». Así, después de muchos estudios, los militares chinos fueron formando un consenso sobre la estrategia militar para la nueva era. Y a principios de 1993 se presentó oficialmente la «política militar-estratégica de defensa activa en una nueva era». En ella, se realizó un serio ajuste estratégico de la ideología rectora y el punto principal de la preparación para la lucha militar pasó de reaccionar ante las guerras locales en condiciones generales a ganar las guerras locales en condiciones de tecnología moderna. Se trata de un importante desarrollo del pensamiento estratégico de la defensa activa, así como de la profundización de la transformación estratégica de la ideología rectora de la construcción militar, marcando el establecimiento de la estrategia militar de China en una nueva era.

La «defensa activa» es el núcleo de la estrategia militar de la nueva era. Dado que China aboga firmemente por la construcción económica, la reforma y la apertura, el objetivo de la preparación de la lucha militar es crear un entorno pacífico para el desarrollo del país. Por lo tanto, la política estratégico-militar en la nueva era debe resolver no sólo el problema de la preparación para la guerra y cómo llevarla a cabo, sino también la disuasión efectiva de la guerra, el deseo de evitarla y detenerla.

Wei Xinan, historiador militar, dijo que la política militar-estratégica en la nueva era comienza con una gran estrategia, integra estrechamente el combate militar con el combate político, diplomático y económico, se esfuerza por mejorar el entorno estratégico de China, reducir la inestabilidad y contener y retrasar las guerras o conflictos armados contra China.

Con el cambio de siglo, se ha desarrollado una nueva revolución militar global, cuyo contenido principal es la informatización militar, y las características de la guerra informatizada son cada vez más evidentes. La Comisión Militar Central es muy consciente de este cambio y ha vuelto a desarrollar la política militar-estratégica de la nueva era, proponiendo trasladar la base de la preparación de la lucha militar por la victoria a la información de las guerras locales que puedan surgir en el futuro.

El especialista Wei Xinan dijo: «Para ganar una guerra local en un entorno de alta tecnología, debemos basarnos en el uso de las armas y equipos existentes, y heredar y desarrollar la excelente tradición del Ejército Popular utilizando equipos obsoletos. Sin embargo, en nuestros días, la esencia de la guerra de alta tecnología es la «guerra de la información». También subrayó que la política militar enriquecida y mejorada de la nueva era ha cambiado el enfoque de la dirección estratégica hacia «la construcción de un ejército basado en la información y la victoria en una guerra basada en la información», aclarando aún más la ideología rectora fundamental a la que hay que atenerse cuando se construye un ejército y se prepara para el combate.

Seguridad nacional: la situación actual de China

Zhang Zhaozhong, teórico militar chino, observador militar y contralmirante de la marina, señaló en su artículo «La defensa nacional de nuevo» [1] que, dada la actual situación de seguridad nacional, China debería prestar atención al menos a las siguientes ocho cuestiones.

En primer lugar, China debe reconocer la amenaza de la guerra en el mundo moderno. En la actualidad, el orden dominante en el mundo sigue siendo el sistema institucional capitalista, dirigido por los países occidentales desarrollados, con Estados Unidos a la cabeza. En el proceso de globalización capitalista, la búsqueda de beneficios es el principal motor, la naturaleza del capital no ha cambiado. Aunque la naturaleza de maximización de beneficios del capitalismo promueve el desarrollo económico, también conduce a una mayor competencia global. El general creía que mientras existiera la competencia mundial dentro del sistema capitalista, las guerras entre los pueblos serían inevitables.

En segundo lugar, China debe reconocer la amenaza de la contención estratégica de Estados Unidos sobre China. Estados Unidos es la única superpotencia del mundo de la posguerra fría con una estrategia global y un vasto sistema de alianzas militares con bases militares en todo el mundo. La forma en que Estados Unidos decida tratar con China tiene un gran impacto en el entorno de seguridad chino. En otras palabras, Estados Unidos es el mayor factor externo que influye en la seguridad de China. Especialmente en los últimos tiempos, Estados Unidos ha perseguido una estrategia de «reequilibrio en Asia-Pacífico» para contener a China en términos de política, seguridad y militares. De esta estrategia de «reequilibrio en Asia-Pacífico» se desprende que los principios políticos de EEUU no han cambiado.

En tercer lugar, China debe reconocer la amenaza de un sesgo derechista en la política japonesa. China y Japón están separados por una franja de agua. La cooperación amistosa integral entre China y Japón redunda en el interés fundamental de ambos pueblos y es la política constante de China. Sin embargo, cabe señalar que desde el final de la Guerra Fría ha aumentado el número de corrientes ideológicas de derechas en la sociedad japonesa que niegan abiertamente la historia de la agresión, embellecen la guerra de agresión, promueven enérgicamente la revisión de la constitución y el intento de adquirir formalmente el «derecho de autoprotección colectiva», deshaciéndose de las restricciones del artículo 9 de la Constitución. En los últimos años, Japón ha tratado de aprovechar el desplazamiento del centro de gravedad estratégico de EE.UU. hacia el este para desafiar abiertamente a China y llevar a cabo la llamada política de «nacionalización» del territorio sagrado chino de las islas Diaoyu, que no sólo amenaza la soberanía territorial sino que también desafía abiertamente el sistema internacional basado en el proceso de Tokio. Por ello, Zhang Zhaozhong cree que, impulsado por la tendencia de la sociedad de derechas, Japón se desliza cada vez más hacia la posibilidad de una confrontación con China.

En cuarto lugar, China debe reconocer la amenaza de la inestabilidad en la península coreana. La península coreana sólo está separada de China por un río y China valora su seguridad. Eliminar todo tipo de injerencias, lograr la desnuclearización de la península coreana y mantener la paz a largo plazo no sólo interesa a China, sino a todas las partes.

En quinto lugar, China debe reconocer la amenaza de las disputas sobre los derechos e intereses marítimos. En los últimos años se han hecho más frecuentes las acciones de algunos países vecinos que infringen los derechos e intereses marítimos de China. La situación de la ocupación de las islas chinas, la división de los espacios marítimos y el saqueo de los recursos marítimos es cada vez más grave. Aunque China ha promovido la política de «supremacía de la soberanía, aplazamiento de las disputas y desarrollo común» desde el interés común de mantener la paz y la estabilidad en la región, mantener la amistad tradicional con los países vecinos y mantener las oportunidades de desarrollo común, los buenos deseos de China no están obteniendo la respuesta que merecen.

En sexto lugar, China debe reconocer la amenaza de la «independencia de Taiwán». El general subrayó que las fuerzas separatistas no han desaparecido de Taiwán. Tras la devolución de Hong Kong y Macao a sus tierras, la reunificación pacífica de las dos orillas del estrecho de Taiwán según el principio de «un país, dos regímenes» sigue enfrentándose a una ardua batalla y aún queda mucho camino por recorrer.

En séptimo lugar, China debe reconocer la amenaza de las fuerzas de la «independencia de Xinjiang» y de la «independencia del Tíbet». Las «fuerzas del mal» representadas por el «Movimiento del Turkestán Oriental» tienen tendencias obstinadas, reaccionarias, radicales y violentas. Han conspirado y se han hecho eco unos de otros, apoyados y consentidos por las fuerzas extranjeras antichinas, han sido muy destructivos y han tenido un gran impacto en la seguridad política, económica y social de China, especialmente en Xinjiang y Tíbet.

En octavo lugar, China debe reconocer la amenaza de penetración y diferenciación de las fuerzas occidentales antichinas. En los últimos años, las fuerzas occidentales se han infiltrado continuamente en el país desde el punto de vista político por diversos medios, han alentado a las fuerzas antigubernamentales en algunos países y han organizado una serie de acciones políticas deliberadas en un intento de derrocar el régimen existente. Por ejemplo, el incidente de la «primavera árabe» creado por Estados Unidos en Egipto es como una «pesadilla árabe»; Egipto creó un «país democrático» casi de la noche a la mañana, y aunque se celebraron elecciones libres, no consiguió una verdadera democracia. Zhang Zhaozhong cree: «Estos incidentes sangrientos son exactamente lo que las fuerzas occidentales antichinas quieren ver en China y debemos estar preparados».

Libro Blanco sobre la estrategia militar de China: la búsqueda de un ejército nacional fuerte y de la paz mundial

El 26 de mayo de 2015, el gobierno chino publicó el Libro Blanco de la Estrategia Militar China, el noveno libro blanco de la defensa nacional publicado por el gobierno chino desde 1998 y el primer libro blanco que esboza específicamente la estrategia militar de China. Antes de la publicación del Libro Blanco de la Estrategia Militar de China, China publicó ocho libros blancos sobre la defensa nacional. En 1998, se estableció el Sistema de Libro Blanco de la Defensa Nacional con Características Chinas, que por primera vez esbozaba sistemáticamente la política de defensa nacional de China. En 2000, por primera vez, la cuestión de Taiwán se trató específicamente en la sección sobre la política de defensa nacional; en 2002, por primera vez, se esbozó sistemáticamente la política estratégico-militar de la nueva era, se añadió un nuevo capítulo «Fuerzas Armadas», que presentaba exhaustivamente la composición del Ejército Popular de Liberación, la Policía Armada y la Milicia. En 2004, se esbozaron por primera vez en una nueva presentación los principios y métodos básicos para promover la reforma militar con características chinas, como «reducir el número de tropas en 200.000″, «fortalecer la construcción de la Marina, la Fuerza Aérea y el Segundo Ejército de Artillería» y «promover la creación de tecnología de la información». En 2006 se anunció por primera vez la estrategia nuclear de China, se propuso por primera vez una estrategia de seguridad nacional y se analizó por primera vez de forma exhaustiva el entorno de seguridad de China. En 2010 se esbozó por primera vez el establecimiento de un mecanismo de confianza mutua a través del estrecho y en 2013 se anunció por primera vez la agrupación de fuerzas en el primer documento de defensa.  El teórico militar Ni Hongyang cree que los cambios en el contenido del Libro Blanco reflejan plenamente la actitud positiva de China hacia la búsqueda de la confianza a través de la apertura, la lucha por la seguridad a través de la cooperación y el desarrollo a través de resultados beneficiosos para todos, refutando efectivamente la «teoría de la amenaza china» [2].

Notas:

[1] Zhang Zhaozhong. Defensa Nacional [J]. National Defense, 2015(06):21-24.DOI:10.15969/j.cnki.11-2770/e.2015.06.007.

[2] Ni Hongyan, Interpretación del primer libro blanco de estrategia militar de China [J]. Revista de Ciencias Políticas, 2015(09): 84-85.DOI:10.16296/j.cnki.zgxk1979.2015.09.055

Traducción de Enric Ravello Barber

https://www.geopolitika.ru/es/article/las-modernas-estrategias-militares-de-china

 

 

Post to Twitter

Escribe un comentario