¿Qué es un aventurero?

Por • 13 ene, 2018 • Sección: sociologia

Gustavo Bueno

El aventurero es la contrafigura del viajero, pero tampoco es el prototipo del ciudadano libre. El valor del aventurero habrá que medirlo por el valor del destino al que sus aventuras hayan podido llevarle

Ignacio Gracia Noriega, que nos contó hace unos quince años un «viaje con aventuras y aventureros» –El viaje del obispo de Abisinia a los santuarios de la cristiandad, que obtuvo el premio Tigre Juan de 1986– nos ofrece ahora en este libro una serie muy nutrida de relatos de aventuras, o de aventureros sin viaje propiamente dicho (según el concepto que más adelante expondré). El viaje de Juan Gondár, el Obispo de Abisinia, acompañado de su fámulo Isboseth, de su mono Don Babuino o Don Balbino y de su Biblia árabe, era un viaje imaginario y, en todo caso, el viaje de alguien que no siendo asturiano quiso pasar por Asturias, como lo fue el viaje, esta vez real, de otro portador de biblias, George Borrow, «Don Jorgito el inglés», sobre el cual también ha escrito Gracia Noriega. Pero en este libro nos encontramos con aventuras de asturianos fuera de Asturias; asturianos que fueron de carne y hueso y cuya realidad no ofrece mayor resistencia a la transparencia, elegancia y amenidad características del narrador de la que podrían ofrecer unas aventuras imaginarias moldeadas a su medida.

  1. El capítulo central, que es el segundo, de este libro, se organiza en torno a siete personajes escogidos acaso como símbolos de la disposición de los asturianos a aventurarsepor todos los continentes. Por Europa, desde luego (Pintaius), por Asia (Fray Melchor García Sampedro), por África (Amado Osorio) y, la mayoría, por América (Gonzalo Díaz de Pineda, Pedro Menéndez de Avilés, el Virrey Abascal, e Íñigo Noriega). También podría haberse citado a un aventurero asturiano en Oceanía, quien descubrió un continente y bautizó su descubrimiento con el nombre de «Australia», Don Pedro Fernández de Quirós. Un hombre que no logró ser oído en la corte de Felipe III a pesar de que envió a ella más de 50 Memoriales relatando su descubrimiento.

Antecede al capítulo central un primer capítulo orientado a la exposición de las aventuras asturianas en términos abstractos, es decir, no referidas nominatim a aventureros con nombre y apellidos. En este primer capítulo se introducen las principales «categorías profesionales» de los aventureros, además de una «categoría cero», la de los anónimos: los balleneros, los marinos mercantes, los raqueros, los cazadores de osos, los arrieros…

Y, por último, termina la obra con un tercer capítulo («Otros aventureros») que nos va ofreciendo las semblanzas de más de 50 aventureros asturianos, casi todos «americanos», y alguno de tanta importancia como los del capítulo central. Un conjunto cuyo elevado cardinal podría tomarse como símbolo de la multitud de asturianos que «entraron» en América, desde los primeros años del descubrimiento, y que desmienten la opinión tan extendida de que Asturias sólo en época muy tardía habría tenido que ver con la entrada de españoles en el nuevo continente.

  1. Gracia no cree necesario comenzar su libro definiendo la «aventura» en general y, por tanto, definiendo la «clase de los aventureros». Incluso parece presuponer que estas definiciones son imposibles y, en todo caso, inútiles. «Es ocioso intentar la definición de la aventura.»

Y, sin duda, tiene razón, al menos si entendemos la definición en su sentido estricto, a saber, como definición positiva, por género y diferencia, por ejemplo, pues las definiciones llamadas «inductivas» más que definiciones de una clase dada, vienen a ser reglas para determinar sus elementos. Cuando la regla es precisa, porque parte de un término base y de una operación bien delimitada, la determinación puede ser rigurosa e inequívoca, como ocurre en las llamadas «definiciones por recurrencia» (por ejemplo, cuando partiendo del término «0», como base o término canónico de la construcción, y del concepto «s» –término «siguiente» resultado de sumar al anterior «+1»– establecemos la regla de numeración de los términos de la clase «números naturales» diciendo: «esta clase consta de 0; de s0=0+1=1; de s1=1+1=2; de s2=2+1=3; &c.»). Pero cuando la regla no alcanza ese rigor, porque aunque parta de un término base (acaso a título de primer analogado) más o menos preciso, no dispone de operaciones unívocas, entonces la construcción no conduce con seguridad, no ya a la determinación del concepto de la clase a definir, ni siquiera a la determinación de sus elementos; esto ocurre, por ejemplo, cuando se utilizan operaciones orientadas a determinar términos semejantes al término canónico, como cuando decimos: «color rojo es el color de la sangre y de todos los colores semejantes a ella, así como de los semejantes a los semejantes»; al no ser transitiva la relación de semejanza, no puedo pasar de «a semejante a b» y de «bsemejante a c», y de «c semejante a d» a «d semejante a a», respecto del mismo parámetro de semejanza. En nuestro caso, una definición inductiva de aventurero asturiano podría sonar así: «aventureros asturianos son: Pintaius y todos los asturianos semejantes a Pintaius y los que son semejantes a estos semejantes.» Pero tal definición no nos daría una mínima seguridad, y no sólo porque su base canónica («Pintaius», del que no se sabe casi nada) sea excesivamente borrosa, sino, sobre todo, porque los parámetros de la semejanza irán cambiando de forma tal que la enumeración no nos llevaría ni siquiera a la determinación de los elementos de una clase borrosa. Pero también es cierto que el modo como suelen establecerse las enumeraciones de los elementos de una clase dada (por ejemplo, la enumeración de los aventureros asturianos que figuran en este libro) es un modo que tiene mucho de inductivo; y este modo puede ser certero cuando el que hace la enumeración tiene «buen juicio», es decir, sabe mantener los parámetros pertinentes, como le ocurre a un buen catador, en materia de vinos. Tal es el caso sin duda de Ignacio Gracia Noriega, que, en consecuencia, podría responder a un supuesto crítico pedante que argumentase desde las posiciones propias de un profesor de lógica inductiva, lo que el gran orador Antifón respondió a un dramático pedante que le objetaba algo así como lo siguiente: «¿Cómo te atreves a hablar en público sin saber definir la metonimia?» Antifón le había respondido: «No sé definirla, pero escucha mi discurso y encontrarás muchas.» Gracia podría responder: «No puedo definir el concepto de aventurero, pero lee mi libro y encontrarás muchos; y muchos más de los que tú podrías encontrar partiendo de una definición ya fuera inductiva, ya fuera deductiva, porque, aunque partieses de ella, el poco talento que demuestras tener al formular esta objeción no te permitiría aplicarla con buen juicio.»

  1. Ahora bien, la cuestión que yo quiero plantear aquí no va referida a la posibilidad de una enumeración certera de un conjunto de aventureros asturianos –posibilidad que se hace real al leer el índice de este libro– sino que va referida a la imposibilidad de definir el concepto de aventura (o de aventurero) en general y de aventurero asturiano, en particular. ¿De dónde deriva esta imposibilidad? ¿Acaso el término «aventura» o el término «aventurero» no tiene un significado utilizable con precisión por quien tiene un «buen juicio» en lo tocante a la lengua española?

Un modo de responder a estas preguntas puede ser el que comienza dudando del carácter positivo que suele atribuirse al significado de «aventura» o de «aventurero» en español. Porque si este significado aparentemente positivo, fuese negativo, entonces no tendría nada de particular la imposibilidad de definir positivamente el término «aventura» o el término «aventurero».

En efecto, un concepto negativo, por ejemplo, el concepto de una «clase complementaria» de una clase positiva dada no admite definiciones positivas, puesto que en esta clase podrán contenerse varios conceptos positivos: en el concepto negativo «figura no triangular» se contienen múltiples conceptos geométricos tales como «figura cuadrada», «figura redonda» o «figura rómbica». Un concepto negativo, aunque sea claro (en su negación) es intrínsecamente confuso en sus contenidos y si esto es así, lo que procede para eliminar en lo posible la confusión de un concepto negativo, es decir, para hacer de él un concepto distinto, es renunciar a la definición positiva y recurrir a la clasificación, una vez perfilada su definición negativa. Definición negativa que, a su vez, sólo tiene sentido en función de algún concepto positivo previamente establecido.

  1. Como concepto positivo de referencia tomaré, en esta ocasión, el concepto de homo viator(viajero), entendido según la definición que ensayé en el Prólogoa la monumental obra de Pedro Pisa Menéndez, Caminos reales de Asturias (Pentalfa, Oviedo 2000). Sin duda, más de un lector dispondrá de mejores definiciones, pero es obvio que yo no puedo utilizarlas hasta que él, amablemente, después de leer este prólogo, me las comunique.

Supondré en resolución que el concepto de «viajero» implica el concepto de «camino», que no será otra cosa sino un itinerario ya establecido que conduce con seguridad a algún lugar (por ejemplo, a alguna posada) y que, por consiguiente elimina cualquier sorpresa en materia de rutas. Esta es la razón por la cual hay que tratar con mucha cautela la famosa fórmula de Antonio Machado: «el camino se hace al andar»; porque cuando alguien anda recorriendo un itinerario que todavía no es camino, no puede decir que está haciendo el camino; porque para que su itinerario resulte ser un camino (y no meramente un sendero) no será suficiente haberlo seguido, sino que hará falta haberlo re-corrido, re-andado; hará falta «volver a las andadas», pues sólo de este modo podrá comprobarse su «viabilidad pública», la viabilidad repetible de mi itinerario y su seguridad como camino. Un camino es siempre, según esto, un «camino trillado». Y esto no lo digo yo, lo dice, por ejemplo Covarrubias y, antes que él, lo dijo Fray Luis de León al comentar en Los nombres de Cristo, el nombre «Camino»: «por manera que este nombre, camino, de más de lo que significa con propiedad, que es aquello por donde se va a algún lugar sin error…»

El camino es pues la norma del viaje; por lo que el viajero es, con propiedad, quien recorre algún camino, algún itinerario ya establecido y reglado. Un itinerario que no tiene por qué ser, salvo por abstracción, estrictamente espacial-geográfico. Un itinerario es, así, alguna línea del espacio, pero del espacio antropológico, que incluye siempre la temporalidad, la duración. Ningún camino, ni el geográfico, puede recorrerse en un instante, fuera del tiempo. El itinerario es siempre una «línea en el tiempo de una vida», ya sea ésta una vida terrena, inmanente, aunque incierta (quia vitae sectabor iter?), sea de una vida espiritual, trascendente, elItinerarium mentis in Deo, que San Buenaventura pretendió reglar, jalonar y graduar.

  1. Los caminos se dibujan en el espacio antropológico, y a este espacio lo consideraremos organizado en torno a tres «ejes» mutuamente inseparables sin duda, pero disociables; ejes que pasan, respectivamente, o bien por el espacio físico (no sólo geográfico: ahí está el fingido Viaje a la Lunade Cyrano de Bergerac, o el viaje a la Luna real de los astronautas del Apolo XI), o bien por el espacio social y humano (aunque fuera tan reducido como lo era el «viaje a Citerea» practicado por algunos miembros de la clase ociosa francesa del Antiguo Régimen) o bien por el espacio praeterhumano en el que habitan los dioses o los númenes (y que algunas personas quieren recorrer transportados en ciertos vehículos místicos, grandes o pequeños, ya tengan la forma de pastillas redondeadas que nos transportan a los viajes psicodélicos, ya tengan la forma de las meditaciones trascendentales).

Dejamos de lado los viajes, no ya fingidos o imaginarios, sino simplemente metafóricos, es decir, los viajes que pueden tener lugar sin necesidad de desplazamientos por caminos reales (por ejemplo, Viaje alrededor de mi cuarto de Maistre) y cuya contrafigura serían las aventuras sin desplazamiento físico que al parecer habría que atribuir a algunos grandes científicos («Einstein o la aventura del pensamiento»).

  1. En efecto, la aventurasería, en cierto modo, por lo que a su itinerario se refiere la contrafigura del viaje;y el aventurero la contrafigura del viajero. Pues el aventurero –tal sería su concepto negativo– sería el hombre que, saliéndose de los caminos triviales, normales, sigue itinerarios «anormales», no establecidos; y en el caso de que recorra caminos reales, acotados y reglados, no lo hará buscando en ellos la seguridad específica que éstos caminos le ofrecen como itinerario lineal, sino precisamente los sucesos puntuales, eventos o contingencias que siempre podrán salirle al paso en el camino propiamente dicho.

El aventurero, según esto, a diferencia del viajero no se mueve por rutas seguras en las cuales la sorpresa, al menos en lo que al itinerario se refiere, puede quedar eliminada o conjurada. Se opone a la rutina característica del viaje, o bien porque se enfrente a aventuras fuera de caminos («aventuras sin viaje», por tanto) o bien porque se enfrenta con «viajes con aventuras». Dicho en forma geométrica: porque se enfrenta, acaso porque las busca, con aventuras lineales (aventuras de itinerario) o con aventuras puntuales (aventuras de suceso). Dejemos de lado, por tanto, los itinerarios sin sucesos y los sucesos que puedan tener lugar al margen de cualquier itinerario: éstos, porque ya no serían aventuras; aquellos porque un itinerario, aunque haya cobrado la forma de camino, jamás puede agotar el espacio por el que discurre hasta el punto de que pueda decirse que ya ha quedado descartada la posibilidad de cualquier evento. Y esto sin necesidad de salirse de la red de los caminos efectivos: los cruces de caminos no pertenecen a la estructura interna de cada uno de los caminos que se cruzan y, por consiguiente, cada cruce constituye, en cierto modo, un evento, una contingencia, es decir, la posibilidad de un divertículo capaz de extraviar al que marcha siguiendo una vía en sí misma segura.

  1. Podemos establecer, en virtud de lo que llevamos dicho, un primer criterio de clasificación general de las aventuras y de los aventureros en dos tipos: el tipo de las aventuras (o aventureros) de itinerario («aventuras sin viaje») y el tipo de las aventuras (o aventureros) de suceso («viajes con aventuras»).

Como aventureros de itinerario consideraremos a todos aquellos que andan por itinerarios nuevos (y que muchas veces ni siquiera pueden ser transformados en caminos), por las razones que sean. Y no constituye razón alguna apelar a un «afán de aventuras» del aventurero, para explicarlo, como tampoco da razón de la capacidad somnífera del opio quien apela a su virtud dormitiva. Puede haber razones de muy diversa índole, por ejemplo, el deseo de evadirse de los caminos establecidos, el deseo de liberarse de la rutina; una liberación que algunos confundirán con la libertad cuando acaso sólo consiste en una libertad-de respecto de ciertas situaciones opresivas o insoportables de la vida reglada. Así pretendían «explicar» muchos teóricos y, además, en nombre de un pensamiento de izquierdas, el «espíritu aventurero» de tantos asturianos y, en general, de tantos españoles. Según esta explicación, ese espíritu de aventuras, más que de la libertad derivaría de la necesidad de evadirse del hambre o de las miserias que esperaban a los aventureros si hubieran permanecido en su propia tierra. Explicación, a mi entender, muy grosera, si se tiene sencillamente en cuenta, en primer lugar, que muchos hombres, a pesar de su vida miserable, o no se atreve a salir de su tierra en busca de aventuras o, cuando emigran, procuran ser contratados previamente o recomendados a amigos o parientes que les esperan en los puntos de llegada: es decir, emigran como viajeros, no como aventureros. También hay que tener en cuenta, en segundo lugar, que los que salen en busca de aventuras no son precisamente los más «necesitados» de su tierra. Hernán Cortés no formaba parte precisamente de las familias más «necesitadas» de Extremadura; ni Pedro Menéndez de Avilés pertenecía a las familias más «necesitadas» de Asturias.

  1. Los aventureros del primer tipo, los que se enfrentan con itinerarios nuevos o imprevistos, podrían clasificarse en tres categorías, según el eje del espacio antropológico al que más se aproxime la línea de su itinerario. Distinguiremos así:

(1) Aventureros en el espacio físico, aventureros que siguen rumbos nuevos, por tierra o por mar, rutas desconocidas que generalmente discurren por lugares alejados de la «Ciudad» o del Reino del que el aventurero es oriundo; pero también podrán aparecer, como veremos, en lugares circunscritos al propio Reino y aún a la propia Ciudad. Por eso, la lejanía del lugar de origen, su exotismo, no es condición necesaria ni suficiente del itinerario de un aventurero. El itinerario del Apolo XI conducía a sus tripulantes al lugar más alejado, hasta entonces, al que pudo haber llegado cualquier navegante; sin embargo este itinerario había sido milimétricamente programado, como previstas estaban también las circunstancias de su destino, la Luna. En este sentido habría que desaprobar la equiparación, como itinerario de aventuras, del itinerario de Armstrong y el itinerario de Colón. Colón fue un aventurero, pero Armstrong no lo fue en absoluto, estaba mucho más «teledirigido» por la NASA de lo que Colón pudo estar «teledirigido» por los Reyes Católicos. Y, por cierto, también Colón estuvo teledirigido, en una medida mucho más grande de lo que suele reconocerse, por los planes de los Reyes Católicos: sería hora ya de rebajar un poco la gloria de Colón como aventurero, subrayando precisamente sus semejanzas con un astronauta de nuestros días.

El aventurero por antonomasia es el que sigue itinerarios nuevos, imprevistos, extra-vagantes, el periegeta, el explorador, pero también hay que reconocer la existencia del aventurero urbano que, en la gran Ciudad, se extravía por la trama de calles o callejas descubriendo acaso nuevos itinerarios, nuevos «corredores» que discurren por los cruces de unas calles con otras, a través de las vías principales y de las secundarias; porque estos cruces, según hemos dicho, no están previstos en la estructura de cada calle o de cada calleja.

(2) En un segundo grupo pondremos las aventuras y los aventureros que puedan tener lugar principalmente en los itinerarios del espacio social. Sin duda, los nuevos itinerarios que puedan abrirse en el espacio social presupondrán itinerarios geográficos congruentes, pero no se reducen a ellos. Habrá, en consecuencia, aventuras de itinerario social en lugares exóticos (por tanto, después de recorrer un itinerario de aventura, pero también, simplemente, después de un viaje previo perfectamente «programado») y habrá también aventuras de itinerario social, desarrolladas en el ámbito de la propia Ciudad o del propio Reino. Precisamente son los aventureros de esta clase aquellos que confieren al término una cierta connotación peyorativa, la que arrastra la palabra «aventurero» en cuanto maquinador (en el momento de cruzar diversos itinerarios regulares y lícitos), o en cuanto empresario oportunista, arriesgado y sin escrúpulos, o bien en cuanto revolucionario político que, ignorante de los itinerarios regulares, lanza imprudentemente a sus seguidores al fracaso o a la muerte.

(3) En tercer y último lugar he de referirme, por razones sistemáticas, a los aventureros de itinerarios praeterhumanos (ni geográficos, ni humanos) como son, por antonomasia, los itinerarios religiosos. Estos itinerarios desbordan unas veces el círculo de la propia religión y conducen al aventurero a religiones relativamente extrañas, que implican abjurar de la propia. Un célebre aventurero holandés, que llegó a tener la confianza de Felipe V, Juan Guillermo, barón de Riperdá, había ya abjurado, en sus primeros tiempos de Holanda, del catolicismo; volvió a convertirse a esta religión cuando vio las posibilidades de medrar en España; al cabo de los años, vuelto a Holanda, abjuró de nuevo en 1730 del catolicismo y, tras una serie de avatares, acabó en Marruecos haciéndose musulmán, con el nombre de Osmán Bajá.

Otras veces estos itinerarios espirituales de aventura se abren camino sin necesidad de salir del propio recinto geográfico: a esta clase pertenecía el itinerario que solía recorrer el hereje o el alumbrado, que partiendo de su experiencia personal, incubada y desarrollada en Piedrahita o en Valladolid, solía conducirle a la hoguera.

  1. Las aventuras de suceso, las aventuras eventuales, son aquellas que no necesitan itinerarios insólitos, porque se nutren de contingencias que pueden surgir ante el caminante en su viaje por los caminos más reales. Giraldo se pone en camino por el Camino de Santiago. Antes de iniciar su peregrinación se había prometido con una joven de su pueblo. He aquí su aventura, una vez internado en el camino hacia Compostela: inesperadamente el diablo se le aparece, bajo la forma de Santiago Apóstol y le induce a castrarse. Giraldo así lo hizo, muriendo en consecuencia. Pero su alma, que no había muerto, fue transportada a Roma, esta vez siguiendo un itinerario espiritual puro. En Roma la totalidad de los Santos, en presencia de la Virgen y de Santiago lo declaró inocente. Lo devolvieron a la vida y lo transportaron, siguiendo el mismo itinerario espiritual aunque recorrido en sentido contrario, al mismo punto del Camino en el que se encontraba al morir. ¿Qué más podríamos decir por nuestra parte? Que las aventuras de Giraldo implican un itinerario insólito, absolutamente exótico, puramente espiritual; y que, en este sentido, las aventuras de Giraldo son «aventuras de itinerario». Sin embargo, tendríamos que añadir que esta aventura de itinerario extra-vagante tuvo su comienzo en una aventura de suceso, de un suceso ocurrido a lo largo de una marcha rutinaria por un camino real. Concluiremos, por tanto, diciendo que las aventuras de Giraldo son también aventuras de suceso, antes aún que aventuras de itinerario.

Sin duda, las aventuras de suceso pueden tener lugar en itinerarios exóticos, pero no necesariamente. El itinerario de los astronautas, a los que nos hemos referido, que pusieron por primera vez el pie en la Luna fue, hasta la fecha, el itinerario más exótico recorrido en realidad, y no sólo en la imaginación; pero el único suceso extraordinario que los astronautas del Apolo XI pudieron constatar, fue precisamente la ausencia de los sucesos extraordinarios que eran esperados por mucha gente y que algunos, sin duda, para no defraudar las expectativas, supusieron se habían producido (se habló de contactos entre Armstrong y los extraterrestres, que las autoridades habrían mantenido en el más riguroso secreto).

Sin embargo, según su concepto, las aventuras de suceso tendrán lugar principalmente cuando el caminante transite por itinerarios ya trazados, por caminos reales. Acaso podríamos tomar a Don Quijote como símbolo del aventurero de sucesos. Don Quijote no necesita salir fuera de los caminos del Reino para experimentar las más sorprendentes aventuras: unas, debidas a sucesos que ocurren, al parecer, espontáneamente (son las aventuras de la Primera Parte); otras debidas a sucesos preparados a posta por otras personas ociosas (son las aventuras de la Segunda Parte). En cualquier caso, Don Quijote sabe que los sucesos extraordinarios aparecerán en los caminos o a lo sumo en las posadas de los caminos, que no son posadas definitivas: «Vale más camino que posada.» Esta podría ser la fórmula del aventurero que busca sucesos extraordinarios antes que itinerarios exóticos.

  1. Tendríamos que comenzar ahora a cumplir con la tarea de «diagnosticar», con arreglo a los tipos y variedades de aventureros que hemos dibujado, a los numerosos aventureros con los cuales va a tomar contacto el lector del amenísimo libro de Ignacio Gracia Noriega que tiene en sus manos. Pero no voy a hacer semejante cosa, entre otras razones por el recuerdo de aquella observación de Voltaire: «La mejor manera de resultar odioso es decirlo todo.» Dejo, en conclusión, al lector interesado las tareas del diagnóstico y del análisis, con la confianza de que él podrá hacerlo mejor que yo y más críticamente si dispone de tipologías más certeras. Y, en cualquier caso, el lector sabrá decidir, mejor que yo, si los balleneros asturianos son antes aventureros de itinerario, que aventureros de sucesos, o si los arrieros por el contrario son antes aventureros de sucesos, que aventureros de itinerario. El lector sabrá decidir si el «Paso Honroso» nos pone en presencia de una situación extrema de aventura de sucesos. No sólo porque Pero Rodríguez de Lena «no tuvo que alejarse mucho de Asturias para ser testigo de una de las mayores aventuras, si no la mayor de la caballería andante española», sino porque Suero de Quiñones como aventurero principal, no tuvo que moverse del puente de San Marcos de Órbigo para recibir a los aventureros que llegaban al puente, a partir del sábado día 10 de julio de 1434, con la pretensión de forzar el paso. El lector juzgará si Gonzalo Díaz de Pineda, Pedro Menéndez de Avilés o Amado Osorio fueron antes aventureros de itinerario geográfico que aventureros de itinerario social; y si el Virrey Abascal o Íñigo de Noriega fueron antes aventureros de itinerarios sociales que aventureros de itinerarios geográficos (a pesar de que corrieran sus aventuras lejos de España; en rigor no tan lejos, puesto que se movieron dentro del Reino). También tendrá que decidir el lector si Fray Melchor García Sampedro fue aventurero por haber andado «por los caminos del Extremo Oriente» o más bien por haberse internado en un itinerario espiritual que le llevó al martirio. ¿Y Fray Francisco Menéndez? ¿Y Fray Servando Teresa de Mier Noriega?
  2. Terminaré presentando una paradoja. Paradoja al menos para todos aquellos que den por descontado que los aventureros y, sobre todo, los aventureros de itinerario, los trotamundos, se mueven impulsados por la libertad y, más aún, la representan. Pero el aventurero –tal es la paradoja– parece rondar también los límites en los que puede moverse la libertad humana, sencillamente porque el ritmo de sus movimientos se mantiene a una escala distinta en la que se mantiene el ritmo que solemos exigir a los movimientos libres. Éstos requieren el pleno conocimiento de los objetivos y de las consecuencias de la acción, el «dominio del hecho» (como dicen los maestros del Derecho Penal). Pero un tal pleno conocimiento sólo es posible en el marco de la Ciudad, de una Ciudad en la que las órbitas de los ciudadanos están ya previstas por las normas que conforman la conducta de las personas libres, como previstos han de estar los tiposde esas órbitas que conducen al ciudadano al delito, en general, y al delito de imprudencia, en particular. Todo lo que suponga oscurecimiento de sus objetivos y de sus consecuencias llevará al ciudadano al terreno de las acciones imprudentes y aún temerarias; acciones en las que se amenguan los grados de libertad y, en el límite, cuando el aventurero tiene primero que disparar, para apuntar a continuación, se reducen a cero.

Pero el aventurero tiene mucho, por naturaleza, de imprudente y tiene mucho de temerario. Sus objetivos son necesariamente borrosos; desconoce también las consecuencias de sus actos, realizados en sus itinerarios de aventura. En esto se diferencia el explorador auténtico que se abre camino por primera vez en una selva lejana, del viajero que recorre después su camino con libertad, con «pleno dominio del hecho» (guiado y escoltado, en el safari, por la Agencia de Viajes y con la póliza de seguros al día).

En todo caso, difícilmente podríamos hacer del aventurero el prototipo del ciudadano libre que propugnaron los revolucionarios de la Libertad, de la Igualdad y de la Fraternidad. Sólo que esto no merma el valor del aventurero, pues ¿acaso la libertad es la medida del valor? Una acción por ser libre, no ha de ser valiosa. Una acción libre puede ser delictiva o perversa. De donde se sigue que la libertad, por sí misma, no merece el respeto que tantas constituciones democráticas le conceden. El respeto hay que concedérselo a los resultados de la acción libre, a los resultados de la libertad, y no a la libertad misma.

En conclusión habrá que decir que el aventurero, no por no ser hombre libre, en sentido civil, carece de valor. Su valor está en otra parte, en su destino, cuando éste sea valioso. El valor del aventurero habrá que medirlo, en efecto, no tanto por sus aventuras cuanto por el valor del destino al que estas aventuras hayan podido llevarle.

10 de junio de 2002

Prólogo al libro de José Ignacio Gracia Noriega, Hombres de brújula y espada. Aventureros asturianos por el ancho mundo, Caja de Ahorros de Asturias 2002, págs. 13-22. La ceremonia de presentación de este libro, con la presencia del autor y del prologuista, se celebró el miércoles 7 de agosto de 2002, en la Feria Internacional de Muestras de Gijón.

El Catoblepas • número 7 • septiembre 2002 • página 2

 http://www.nodulo.org/ec/2002/n007p02.htm

Post to Twitter

Escribe un comentario