Sobre los mayas y su colapso

Por • 27 feb, 2019 • Sección: sociologia

Miguel Ángel Ríos Sánchez

Los mayas se están poniendo de moda y mucho me temo que, en los próximos meses (gracias sobre todo a un nuevo estreno cinematográfico), se hablará de ellos extensamente. Este artículo pretende, por una parte, aproximarse al ámbito histórico y geográfico maya y, por otra, comentar las hipótesis que sobre el llamado «colapso» maya se han venido discutiendo hasta nuestros días. Por supuesto que hay otros asuntos que no tienen un interés menor que los mencionados. Así, el debate en torno a si los mayas eran una civilización, un estado o un imperio; las discusiones acerca de sus aportaciones «científicas», ya sea en la astronomía o en la aritmética; las polémicas en torno a su panteón, sus precedentes históricos y sus influencias posteriores, &c., son temas que aún hoy suscitan muchas controversias. Quedan éstos para que otros los desarrollen o para mejor ocasión.

No puede hablarse de los mayas sin mencionar, aunque sea brevemente, el problema de las fuentes para su estudio{1}. Gracias a la arqueología conocemos la forma, distribución y contenido de los edificios, ya sean templos, palacios, juegos de pelota, &c. También nos aportan datos los enterramientos y los objetos encontrados en ellos; otras informaciones se han sacado de la iconografía de las esculturas, pinturas, murales, vasijas, &c. Por último, la configuración y los depósitos de las cavernas y pozos naturales (cenotes), así como los datos que proceden de los jeroglíficos (en conchas, recipientes, dinteles, estelas) son también de gran valor.

Evidentemente, estas áreas de investigación son las que se desarrollan actualmente. La historia de la arqueología maya ha pasado por diferentes fases que, por cierto, están muy bien estudiadas{2}. Los primeros, como se verá a continuación, fueron frailes, militares y exploradores que, desde principios del siglo XV, anduvieron por esas tierras. Es la época de Landa, Cogollado y tantos otros. En general, la información arqueológica en esta época es muy escasa, más interesada en los grupos contemporáneos que en sus antepasados. Sus observaciones no tienen fundamento científico y se basan simplemente en la pura descripción e intuición de los escritores, sugiriendo especulaciones teológicas fundamentalmente (sobre el origen de los indios, acerca de los sacrificios humanos, &c.). Gracias a la llegada de Carlos III al poder y las expediciones a Palenque surgen los informes de Antonio del Río (precedido antes por Ramón Ordóñez y Aguiar, José Calderón y Antonio Bernasconi) que, con grabados de Jean Frédérick Waldeck, se publicarían en inglés con el título de Descripción de las ruinas de una antigua ciudad (1822). Los mayas empiezan a conocerse. Sigue en …

El Catoblepas • número 60 • febrero 2007 • página 11

http://www.nodulo.org/ec/2007/n060p11.htm

 

Post to Twitter

Escribe un comentario