Artículos con la etiqueta ‘constitución del estado moderno’

El Dictatus Papae de Gregorio VII de 1075 y el Ad Heinricum IV de Benzo de Alba

Por • 27 sep, 2012 • Category: sociologia

El cristianismo desacralizó el Estado y la naturaleza. El Estado pasó a ser considerado una institución meramente temporal, humana. La naturaleza pasó a convertirse en algo enteramente contingente y mecánico, inerte. El cristianismo políticamente tiene una clara veta anarquista y una marcada dirección individualista. Ha sido el cristianismo una religión no en vano nacida al margen del Estado o en oposición a él. El Estado para el cristianismo es un mal menor consecuencia del pecado. La secularización del Estado en Occidente proviene del cristianismo y de su toma de distancia respecto a los asuntos políticos así como de esta consecuente distinción entre Estado e Iglesia de la que por cierto, procede la posterior distinción entre sociedad civil y Estado propia del pensamiento liberal. El poder político desde el cristianismo no es sagrado, no tiene nada de divino. Es algo humano, demasiado humano. Es un servicio o ministerio cuya legitimidad viene de Dios. En la Antigüedad clásica, politeísta pagana hay que obedecer porque son las leyes de la polis a las que hay que obedecer, impregnadas por cierto de un halo divino porque no se diferencia el Estado de la religión. La confusión entre lo político y lo religioso es la forma de aparecerse lo político, el Estado ante el ciudadano. Con el cristianismo hay que obedecer porque nulla potestas nisi a Deo. Se obedece porque lo manda la Iglesia. La Iglesia justifica al Estado y es Dios quien justifica al César. Aparece al margen del Estado la Iglesia como una institución separada del Estado.