Artículos con la etiqueta ‘Venezuela exportador de materia prima’

El mito de la especialización

Por • 2 ene, 2014 • Category: Ambiente

Una de esas ideas es que las ciudades, las regiones y los países deben especializarse. Como no pueden ser buenos en todo, deben concentrarse en lo que son mejores, esto es, en sus ventajas comparativas. Deben hacer muy bien unas pocas cosas e intercambiarlas por otras que son producidas mejor en otros lugares, aprovechando así los beneficios del comercio. Pero, así como algunas ideas son intuitivas u obvias, también pueden ser incorrectas y peligrosas. Como ocurre a menudo, no es lo que no sabemos, sino lo que erróneamente creemos que sabemos, lo que nos perjudica. La idea de que las ciudades y los países en realidad sí se especializan, y que por lo tanto deben especializarse, es una de esas ideas muy equivocadas y peligrosas.



La maldición de la abundancia

Por • 25 nov, 2013 • Category: Economía

El extractivismo-rentista se prolonga incluso bajo gobiernos progresistas y de izquierda que, si bien han reivindicado la soberanía nacional sobre los recursos naturales, profundizan la actividad extractiva con el argumento de que la renta obtenida se destinará a la inversión social. Esto no quiere decir que la maldición de la abundancia sea una fatalidad contra la que no se puede hacer nada. Los actuales problemas de desabastecimiento y escasez, derivados de la precariedad del aparato productivo interno y de los retrasos en la liquidación de divisas para importar, renuevan la necesidad de impulsar la construcción de un nuevo modelo productivo que facilite la transición sin traumas al post-extractivismo, haciendo innecesaria la explotación intensiva del petróleo y los minerales.



Del dogma del librecambio a la herejía del proteccionismo

Por • 1 abr, 2013 • Category: Economía

La base conceptual del último libro de Marcelo Gullo: “Insubordinación y Desarrollo. Las Claves del Éxito y el Fracaso de las Naciones” (Editorial Biblos. Buenos Aires, 2012) aparenta ser una herejía y una provocación, al sostener que los principales países capitalistas (y más aún los del denominado “socialismo real”), lograron su desarrollo gracias al proteccionismo estatal y al rechazo radical del librecambio, proclamado por Adam Smith, sus precursores y discípulos. Sin embargo, la supuesta herejía o provocación se disipan cuando el autor blinda su trabajo con tal cantidad de datos históricos, asentados en la terca realidad, que se torna invulnerable a críticas y descalificaciones. Una aparente paradoja emerge al señalar que la cuna de Adam Smith (1723-1790), sea justamente la fuente de mayor impulso al proteccionismo, ya que el poderío de su país tiene su mayor impulso en la Ley de Navegación Inglesa de 1615, por la cual la Corona británica determinó que todas las importaciones a su territorio sean hechas en barcos ingleses y al mando de marinos ingleses, en tanto que tres cuartas partes de la tripulación debía tener la misma nacionalidad. Tal política impulsó la construcción naval al extremo de convertirla en la primera del mundo.